El Chino

SANTO DOMINGO. La Procuraduría Especializada Antilavado de Activos realizó ayer cinco operativos en diferentes sectores del Gran Santo Domingo, en procura de rastrear nuevas propiedades de Pascual Cordero Martínez (El Chino), quien guarda prisión tras ser acusado de asesinato, narcotráfico y lavado.

Los operativos, según informó el procurador adjunto Germán Miranda Villalona, se desarrollaron de manera simultánea en sectores donde residen personas de la alta sociedad, de clase media y de bajos estratos, así como en empresas.

Explicó que se dispusieron los allanamientos, toda vez que el imputado ha adquirido nuevas propiedades y vehículos, “y detrás de eso es que andamos”.

“Estamos tras la búsqueda de documentación, información que nos surgió de inteligencia que hay alrededor del caso, todo lo que es búsqueda de propiedades, títulos, vehículos y otros”, enfatizó.

Detalló que los fiscales actuantes en los operativos procedieron a citar a un grupo de personas, quienes serán entrevistadas, y se busca determinar si tienen vínculos con el imputado.

Miranda Villalona sostuvo que en 15 días, El Chino será interrogado nuevamente, y que están detrás de nuevos implicados en el caso.

Indicó que esa será su oportunidad de “oro” para que el ofrezca nuevos datos, “que con honestidad y sinceridad pueda hablar de esa red que dirige”.

Precisó que ya han sido ocupadas tres yipetas marcas Lexus, Hyundai Santa Fe y Land Cruiser, y que se esperan localizar otras tres.

A Cordero Martínez (El Chino), se le dictó el pasado lunes medida de coerción de tres meses prisión, que deberá cumplir en la cárcel preventiva de Pedro Santana, en El Seibo.

La Procuraduría Antilavados le atribuye a Pascual Cordero una fortuna de más de RD$300 millones. También está acusado de poseer una finca donde se recibía “cocaína base” procedente de Perú para luego convertirla en “cocaína líquida” y distribuirla en el país.

Tras su detención el pasado domingo 20, aseguró que no se había entregado a la justicia porque está enfermo de diabetes y de presión alta. Dijo que pensaba que no podía sobrevivir en una cárcel con esas condiciones de salud.

En la captura de El Chino participaron la Dirección Central de Investigaciones Criminales (DICRIM), la Dirección Central Antinarcóticos (DICAN) de la Policía Nacional, así como de la Dirección Nacional de Investigaciones (DNI), bajo la coordinación de la Procuraduría Especializada de Antilavado de Activos.

De los cargos imputados
De acuerdo con la Procuraduría General de la República, El Chino era parte de una banda que introducía drogas al país en prendas de vestir con doble fondo. En uno de los casos se le atribuye traer al país ocho pantalones con cuatro paquetes cada uno, para un total de 32 paquetes que tenían un peso equivalente a 14.70 kilos de cocaína.

Al momento de su detención, Pascual Cordero, se encontraba en la lista de “los diez más buscados” de la Procuraduría General de la República.

FUENTE