Luis Abinader

SANTO DOMINGO. El candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM) y otras fuerzas políticas, Luis Abinader afirmó que el primer reto que tiene es cambiar el actual modelo de gobierno, basado en el endeudamiento masivo, el dispendio, la corrupción y la concentración del bienestar en un pequeño grupo, por un gobierno para la mayoría, que racionalice el gasto público, que promueva el desarrollo productivo y que distribuya el progreso en todos los sectores de la sociedad.

Al definir el 2016, como el Año del Cambio, el economista y empresario dijo que entre enero y mayo se consolidará el proceso de unidad entre las fuerzas políticas y sociales que aspiran a recuperar el papel de la política y del ejercicio del poder con ética y transparencia, con eficiencia y solidaridad, con vocación de servicio y sentido de equidad.

“Ganaremos las elecciones junto a las fuerzas aliadas y a todos los ciudadanos y ciudadanas que claman por un rumbo más acertado en la vida política, económica y social de la nación”. Esta es una batalla entre un pueblo que quiere cambio y una cúpula gobernante insaciable e insensible que trata de que todo siga igual para su beneficio”, proclamó el licenciado Abinader en nota de prensa enviada a Diario Libre

Dijo que confía en la inteligencia del pueblo dominicano, consciente como está de que el país no puede seguir bajo la dirección de un grupo gobernante que ha fracasado en todos los grandes temas que preocupan a la sociedad, “ya que a pesar de los recursos administrados estamos peor o no hemos logrado avanzar en materia de salud pública, seguridad ciudadana, servicio energético, organización del transporte, suministro de agua potable y calidad de la educación”.

Luis Abinader aboga por un gobierno que racionalice el gasto y promueva el desarrollo

“Tal como lo acaba de señalar el pastor Ezequiel Molina, existe en el país una seria descomposición que abarca a los partidos y prácticamente todos los ámbitos de la vida pública, una de cuyas manifestaciones más perversas es la corrupción, y ese es un panorama que estamos obligados a cambiar”, sostuvo el líder opositor.

“Estamos convencidos que el liderazgo tiene una responsabilidad de primer orden en los valores y modelos de conducta que rigen nuestra sociedad y por lo tanto creemos que los que ejercemos posiciones de mayor jerarquía en los partidos políticos y en el Gobierno debemos de constituir un ejemplo, tanto en nuestro ejercicio público como en la vida privada”, sostuvo Abinader.

“La materialización de ese cambio explica mi aspiración a dirigir el país y en ello comprometo mi trayectoria política y personal, que procuro sea siempre motivo de orgullo para mi pueblo, mi partido y mi familia”, puntualizó al hablar en el intercambio de saludo con la dirigencia del PRM y de otros partidos aliados.

Abinader estuvo acompañado por su esposa Raquel Arbaje, el expresidente de la República Hipólito Mejía Domínguez y de numerosos dirigentes del PRM, entre ellos Eligio Jáquez, Geanilda Vásquez, Welington Arnaud, Deligne Ascención, Siquió NG De La Rosa, Eilyn Beltrán, Luis Valdez y los diputados Olmedo Caba, Victor Lasosé, Josefa Castillo y José –Bertico- Santana, entre otros.

FUENTE