image

 

La cantante Lana del Rey ha obtenido una orden de alejamiento contra dos acosadoras rusas, Nataliia Krinitsyna y Luliia Vladimirovna Pozdina, después de que las dos mujeres le hicieran temer por su vida con su comportamiento obsesivo, que incluía llenar su buzón de notas suicidas y cartas amenazantes y acudir a la puerta de su casa en mitad de la noche para gritar su nombre.

Ahora un juez de Los Ángeles ha ordenado a ambas permanecer a al menos 100 metros de la artista y de su casa, según informa el portal TMZ.

Lana llegó a sentir tanto miedo que decidió cambiar de casa para evitar a sus acosadoras, aunque ellas consiguieron averiguar su nueva dirección y continuaron adelante con su campaña de acoso, durmiendo frente a su vivienda y llamándola a gritos en mitad de la noche.

En un intento de garantizar su seguridad, la cantante contrató a un guardaespaldas y a policías fuera de servicio para que la protegieran.

Esta no ha sido la primera vez que Lana ha tenido que enfrentarse a fans obsesionados con ella, ya que el pasado mes de diciembre un joven de 19 años fue arrestado después de que la policía descubriera que se había instalado en el garaje de su casa de Malibú (Los Ángeles), que en aquel momento se encontraba en obras.

Los agentes revelaron que el hombre estaba “enamorado” de la cantante después de encontrar unas “incoherentes” cartas dirigidas a ellas.

El intruso fue denunciado por un obrero que trabajaba en las obras de la vivienda, pero consiguió escabullirse antes de que llegara la policía. Sin embargo, los oficiales consiguieron arrestarle cerca de Santa Mónica, acusado de haber robado uno de los libros de Lana.

Fuente