image

 

En nuestro espacio te hablamos muy a menudo de los beneficios de la gelatina para nuestra salud. Es baja en grasas y muy rica en proteínas, una opción saludable y deliciosa que debemos incluir en nuestra dieta.

Ahora bien, lo que ya no es tan conocido son los grandes usos que la gelatina tiene para nuestra piel y nuestra belleza en general: podemos elaborar fabulosas mascarillas que nos ayudarán a tratar las arrugas o la falta de elasticidad.

Estamos seguros de que esta información te va a sorprender y te va a ser muy útil en el día a día. ¿Tomamos nota?

Beneficios de la gelatina para la piel y el cabello

Algo que no debemos olvidar es que, si por algo es apreciada la gelatina, es por su alto contenido en colágeno. Según nos dicen los médicos, las personas producimos colágeno de forma suficiente más o menos hasta los 25 años.

A partir de esta edad el nivel desciende y hemos de obtener este déficit a través de los alimentos. El colágeno es una de las proteínas más importantes de nuestro cuerpo, y es esencial para mantener una buena salud y resistencia de los huesos, piel, uñas y cabello.

A partir de los 25 años perdemos el 1,5% del total de colágeno.

Es un proceso normal del cuerpo humano y relacionado, a su vez, con el proceso de maduración. No obstante, existen factores como el estrés, el tabaco, la exposición solar o la mala alimentación que van a acelerar esta pérdida casi irremediable del colágeno en nuestro cuerpo.

Algo tan sencillo como cuidar nuestros hábitos de vida va a hacer que los niveles de colágeno no se pierdan de manera tan rápida. A su vez, si introducimos en nuestra dieta alimentos ricos en colágeno compensamos este déficit.

El uso cotidiano de la gelatina como remedio nutritivo para la piel y el cabello nos va ayudar a fortalecerlos y a aportar esa elasticidad, con la que recuperamos salud y belleza. Vale la pena tenerlo en cuenta.

Mascarillas de gelatina para combatir el envejecimiento

Leche y gelatina
Esta mascarilla a base de gelatina y leche es nutritiva y muy poderosa para equilibrar el pH y aportar esa elasticidad que nuestro rostro suele perder con el tiempo.

Ingredientes

20 g de gelatina neutra
½ vaso de leche
Preparación

Lo primero que vamos a hacer en este caso es poner a calentar ese medio vaso de leche. Mientras, en un vasito aparte, añadimos esos 20 gramos de gelatina neutra y la disolvemos con unas cucharaditas de leche fría, cuidando de que no queden grumos.

Después, añadimos ese vasito a la leche que está calentándose. Apagamos el fuego y, cuando nuestra leche con gelatina esté tibia, la aplicamos en el rostro con ayuda de un pincel o un disco de algodón. Deja que actúe a lo largo de 20 minutos para, después, eliminar con agua fría.

Descubre también cómo tratar las arrugas faciales

Aguacate y gelatina
Ingredientes

½ aguacate
1 vaso de agua (200 ml)
20 g de gelatina neutra
Preparación

En este caso lo primero que vamos a hacer es obtener esa mitad de aguacate para llevarlo a un bol y picarlo un poco con ayuda de un tenedor.

Mientras, calentamos ese vaso de agua y añadimos la gelatina removiendo bien durante unos instantes. Para conseguir una crema facial lo más homogénea posible utilizaremos la batidora, mezclando bien el aguacate con el agua de gelatina.

Después, lleva esta crema a un bol y aplícatela en el rostro con ayuda de un pincel. Deja que actúe 20 minutos y, después, retira.

Limón y gelatina para eliminar manchas faciales y aportar elasticidad
Jugo de limón

Esta mascarilla sería ideal para que te la aplicaras por las noches. Es fácil de hacer y resulta muy efectiva para atenuar manchas aparecidas por la edad, por el sol o marcas ocasionadas por el acné.

Sigue estos consejos:

Ingredientes

15 g de gelatina neutra
50 ml de agua
25 ml de jugo de limón
15 g de miel

Preparación

Al igual que en los casos anteriores, lo primero que vamos a hacer es calentar esos 50 ml de agua. Añadimos los 15 g de gelatina neutra y removemos bien, evitando que queden grumos.

Como ves, se trata de cantidades muy pequeñas, pero ello nos ayudará a conseguir una mascarilla más o menos consistente de fácil aplicación.

Una vez la mezcla de agua y gelatina esté ya homogenizada, apaga el fuego y añade los 25 ml de jugo de limón y una cucharada de miel más o menos generosa. Remueve bien.

Aplicaremos esta mascarilla sobre la piel limpia 3 veces por semana y por la noche, justo antes de acostarnos. Ayúdate de un pincel o un disco de algodón y deja que actúe unos 20 minutos. Después retira con agua tibia y no te apliques ningún otro tratamiento.

De este modo, sus componentes actuarán durante toda la noche y combatiremos esas manchitas rebeldes, a la vez que aportamos esa necesitada dosis de colágeno que nuestro rostro necesita.

Fuente