Luis Abinader

Luis Abinader aseguró que en la agenda del presidente Danilo Medina no está resolver problemas como el acueducto de la ciudad de Higüey, en la provincia La Altagracia.

El candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno dijo que Higüey es una de las muestras más palpables de que en la agenda de los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana, y sobre todo en el de Medina, no han estado obras como la construcción del acueducto que se inició hace más de 10 años, el asfaltado de las calles, la terminación de la construcción del hospital, que también se inició hace años y se construya el puente que da acceso a Villa Cerro, el nuevo y más poblado sector de la ciudad.

Abinader se expresó en esos términos luego de recibir un pliego de demandas por representantes de la Asociación de Juntas de Vecinos Unidos por el Desarrollo de Villa Cerro y de encabezar una marcha-caravana en esa comunidad, que cuenta con 18 barrios y tres zonas rurales.

“Algunas voces insensibles se han levantado condenando la huelga que los higüeyanos se vieron obligados a realizar, ante la indiferencia del gobierno del presidente Medina, pero yo aseguro que tienen derecho a reclamar y respaldo ese derecho, como los derechos que tienen todos los pueblos y sectores a cuyos reclamos no se les hace caso”, subrayó.

Enfatizó que el incumplimiento y la falta de atención de los gobiernos se debe a que priorizan el gasto en nóminas y nominillas políticas, y concentran el gasto en la capital, mientras que en los pueblos reparten boronitas que no resuelven las necesidades sociales de la gente del interior.

Al respecto, el candidato del PRM dijo que “con las inversiones del sector privado y el apoyo del gobierno que presidiremos, Higüey entrará en una floreciente etapa de esplendor y prosperidad de su gente”.
Afirma las comunidades no tendrán que protestar

Durante su recorrido Luis Abinader aseguró que una vez ganada la presidencia de la República en las próximas elecciones, establecerá un Gobierno en el que la gente de provincias como La Altagracia no tendrán que mantenerse en reclamos permanentes para que les sean atendidas necesidades como la construcción de acueductos, hospitales y vías de comunicación terrestre.