Acusan francés y dominicano de explotar sexualmente y torturar a menores

SANTO DOMINGO. La Procuraduría General de la República informó el arresto de un supuesto pedófilo francés, al que atribuye acciones de pederastías en perjuicio de menores de 10 a 15 años.

Las acciones en contra del Pascal Windland y el dominicano Edward Gervacio Burgos, fue ejecutada durante un operativo en el barrio Catanga del distrito municipal El Limón de la provincia Samaná.

En rueda de prensa, el director de la Procuraduría Especializada contra el Tráfico Ilícito de Migrantes y la Trata de Personas, Jonathan Baró, y el fiscal titular de Samaná, Robert Justo, dijeron en presencia del procurador Francisco Domínguez Brito, que durante un allanamiento en la residencia de los imputados junto a éstos fueron encontrados varios menores y confiscadas diferentes tipos de evidencias que los vinculan al hecho.

Destacan que se estableció que el imputado Gervacio Burgos, cuando era menor también fue abusado por el referido ciudadano francés.

El expediente ha sido tipificado como actos de tortura y barbarie, violación sexual, abuso físico, sexual y psicológico de menores de edad, además de explotación sexual comercial, fotografiar, filmar o publicar menores de edad en actos sexuales, la pornografía infantil y la trata de personas agravada.

Entre las evidencias encontradas en los distintos allanamientos se destacan unas 111 piezas de ropas de niños, mayormente tangas, trajes de baño y blusas de mujer.

También detallan que se incautaron 30 conjuntos para niñas de diversos colores, un bulto de color negro conteniendo en su interior cinco esposas, de las cuales dos eran de juguetes y tres de metal, ocho juguetes sexuales de goma, así como una bombita erótica y un IPad.

Baró y Justo revelaron que Pascal Windland tiene dos antecedentes por corrupción de menores en Francia, que datan de los años 1985 y 1989.

A través de su pasaporte, dicen que se pudo establecer que el mismo visita con frecuencia países con alto índice de explotación sexual de menores como México, Guatemala, Perú, Belice, Tailandia y Camboya.

“Este presunto pederasta no vivía de manera fija en nuestro país, sino que realizaba visitas por temporadas cortas desde hace unos años y se aprovechaba de los menores de edad (sexo masculino), para filmarlos, fotografiarlos y abusar de ellos”, manifestó el fiscal Robert Justo.

Como resultado de la operación, se encontró además una caja de herramientas que contenía una serie de “objetos de sadomasoquismo”, y un bulto con la suma de 550 dólares, 400 pesos mexicanos, 285 euros, diez cargadores para computadoras y diferentes cámaras, así como una alarma timbre y un sensor en su empaque.

También se ocupó una casa de campaña, diferentes tipos de calzados, cintas adhesivas, varios preservativos, dos mordazas, pulseras, cinturones, además de un collar metálico, una cadena, látigos utilizados en sesiones de sadomasoquismo, además de varios paquetes de correas, un antifaz, un reflector de luz y pestañas postizas.

Indican que Gervacio Burgos supuestamente se dedicaba a captar las personas menores para proporcionárselas al imputado Pascal Windland, quien las transportaba y daba acogida con fines de explotación sexual.

Destacan además que se han establecido que en sus acciones criminales utilizaba objetos sexuales de goma y otros tipos de instrumentos para fotografiarlos y filmarlos con supuestos fines de lucro o comercialización de estas imágenes y vídeos.

Los menores explicaron en una entrevista realizada por Nilka Virginia Castillo Johnson, procuradora fiscal de Niños, Niñas y Adolescentes de Samaná, que luego que le daban dinero los amarraban y les tomaban fotografías en tanga y bikini, además de que les ponían bombitas en los senos y los hacían modelar en pantaloncillos, y después supuestamente cometían abuso sexual.

La investigación del caso fue iniciada a raíz de varias denuncias hecha por los padres de las víctimas al Ministerio Público, luego de que se percataran de que los menores de edad manejaban diferentes sumas de dinero y que supuestamente fueron víctimas de agresión sexual.

Se informó que la Fiscalía de Samaná y un equipo de dicha Procuraduría Especializada trabajan en las indagatorias del caso y todo lo concerniente a la ampliación de la investigación tanto a nivel nacional como internacional.

En ese sentido, hicieron un llamado para que si algún ciudadano o ciudadana conoce a otras víctimas vinculadas a este caso proceda a denunciarlo a través de la línea gratuita y confidencial 809-200-7393 o que visiten la Fiscalía de Samaná.

FUENTE