Nicolás Maduro-Leonel Fernandez-Raccoonknows.jpg

 

Cerca de un centenar de personas se manifestaron el sábado en Doral, ciudad aledaña a Miami, en repudio del expresidente dominicano Leonel Fernández al que acusaron de “oxigenar a la dictadura venezolana” con su papel de mediador del diálogo político.

Fernández estuvo en Doral, una ciudad con una numerosa comunidad venezolana, para presentar en un hotel una colección de libros llamada “Democracia, Modernida y Progreso” que contiene los discursos pronunciados durante sus tres mandatos presidenciales.

Mientras él presentaba la obra, en las afueras del Hotel Intercontinental de Doral se llevó a cabo una protesta convocada por la organización Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex).

Con pancartas pidiendo la libertad de Venezuela y banderas de ese país los manifestantes gritaron consignas contra Leonel al que llamaron “canalla” y “pagado” de Maduro.

En unas declaraciones a los periodistas, José Antonio Colina, presidente de Veppex, responsabilizó de la treintena de muertes en las protestas opositoras en Venezuela a los mediadores que “han traicionado sus principios democráticos para apoyar a un dictador”, como calificó al presidente Nicolás Maduro.

Además de Fernández actúan como mediadores los exgobernantes José Luis Rodríguez Zapatero, de España, Martín Torrijos, de Panamá, y Ernesto Samper, de Colombia.

Según Colina, Fernández nunca condenó el sabotaje del Gobierno de Maduro al referéndum revocatorio y nunca ha exigido con fuerza la libertad de los presos políticos.

 Según el presidente de Veppex, el papel de Fernández ha sido “determinante” para respaldar a una dictadura que viola los derechos humanos.

El expresidente no quiso hablar con la prensa que acudió al lugar, pero sí lo hizo uno de sus colaboradores, Ricardo Pérez, quien defendió la labor del expresidente dominicano y de los otros mediadores y recordó que fueron convocados a esa tarea por la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) para ayudar a lograr una salida de la crisis en Venezuela.

La oposición venezolana se retiró del diálogo el pasado mes de enero.

El colaborador indicó, no obstante, que Fernández ejerce una “mediación continúa” y un diálogo permanente” hasta que se arribe a una solución.

“Cualquier otra opción que involucre el uso de la violencia, que involucre la ruptura del orden constitucional es una opción que no es deseada por ninguna de las partes” en Venezuela, señaló esta fuente cercana al expresidente dominicano.

Tambien dijo que a Fernández no le “compete” pronunciarse sobre la anunciada salida de Venezuela de la OEA (Organización de Estados Americanos) y destacó que el expresidente “respeta” el derecho a protestar, en referencia a las manifestaciones opositoras que están teniendo lugar en Venezuela.

Este viernes Colina dijo a Efe que el exilio venezolano de Miami decidió mantener su convocatoria de protesta contra el expresidente dominicano por su “negativa a reunirse con la comunidad”.

“Le manifesté (a Fernández) que la única manera de desconvocar la protesta era o bien él cancelando su viaje a Miami o reuniéndose con la comunidad”, pero ninguna de las dos propuestas fue aceptada por el expresidente dominicano, señaló Colina.

Colina precisó que Fernández le propuso mediante “emisarios” mantener una reunión solo con él y una “comisión de venezolanos”, pero no con la comunidad venezolana de Miami, como pedía el exiliado y exmilitar.

Veppex convocó una protesta a comienzos de este mes en contra del expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, pero al suspender éste la visita que iba a hacer a Miami la desconvocó.

Fuente