Cuántas veces no hemos escuchado de la boca de nuestras madres la siguiente frase ” No hay nada más doloroso que el parto” en su momento no encontrábamos que responderle , efectivamente el proceso para dar a luz es muy doloroso. Sin embargo, existe un dolor que puede ser hasta más severo y puede afectar a toda aquella que todavía tenga su menstruación, se llama adenomiosis.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud una de cada 10 mujeres podría sufrirla. No siempre aparecen síntomas, pero cuando se hacen presente pueden ser: menstruación abundante y fuerte dolor pélvico.

Este trastorno ocurre cuando las células del revestimiento del útero (endometrio) se incrustan dentro de las fibras musculares de la pared uterina, provocando un fuerte dolor pélvico y sangrado abundante. No hay una explicación del porqué ocurre y no hay manera de prevenirlo.

Se piensa que con la menopausia desaparece esta patología, pero muchas mujeres tardan años en conocer la acusa de los dolores.

La adenomiosis puede detectarse mediante una ecografía transvaginal interna o una imagen por resonancia magnética. La píldora anticonceptiva o inyecciones hormonales son algunos de los tratamientos que pueden ser efectivos, pero para algunas mujeres la única solución es la histerectomía, una cirugía para extirpar el útero total o parcialmente.

Fuente