Loading...
Loading...

Los talones agrietados son un signo de falta de atención al cuidado de los pies en lugar de ser sólo la sobre exposición o la falta de hidratación. Desde el punto de vista medicinal son también conocidos como fisuras. Las fisuras son regulares heridas de corte lineal y afectan principalmente a nivel de la superficie que comprende la epidermis. A veces puede penetrar profundamente en la dermis y se vuelven dolorosas.

¿Qué necesitarás?

Pétalos de rosas (para preparar el agua de rosas)

Glicerina (2 cucharadas)

Una taza de agua

 

Preparación

En una pequeña olla pon hervir el agua y cuando el líquido alcance el punto de ebullición agrega los pétalos de rosas y deja reposar.

Cuando este fría cuélala y agrégale las dos cucharadas de glicerina.

Cada noche por tres días coloca la preparación en los talones y colócate unas medias. Al cuarto día deja reposar los pies en agua tibia por al menos 10 minutos y con una piedra Pons raspa la piel endurecida.

Si notas que en tus talones la dureza persiste repite el procedimiento nuevamente y poco empezaras a ver como esas callosidades van desapareciendo.

Fuente

Loading...