Afectados Explosion

“Mire yo no he podido dormir después de esa explosión. Me levanto a las 12:00 y 4:00 de la mañana asustada y no duermo más. Yo todavía lloro cuando me acuerdo de eso”.Así lo testificó doña Dulce en una terapia a médicos del Ministerio de Salud Pública. Y es que después del pasado martes 16, cuando ocurrió la explosión en la envasadora Sol Gas, ubicada en el corazón de La Esperanza, Los Ríos, del Distrito Nacional, las noches para más de 40 personas resultan un tormento.

De acuerdo al encargado de Programas de Prevención del Uso y Abuso de Alcohol y Drogas del Ministerio de Salud Pública, Elías Tejeda, el diagnóstico más frecuente en las personas evaluadas ayer lo encabeza el terror nocturno, luego de la ansiedad y la depresión. El terror nocturno es el trastorno del sueño acompañado de ansiedad. Ayer psicólogos y psiquiatras asistían a niños y adultos que fueron traumatizados con la explosión. El encargado de llevar a cabo el proceso psico-social en La Esperanza, dijo que algunas personas, en condiciones más críticas, fueron medicadas por el equipo de psiquiatras. Ante la pregunta de qué tiempo le tomará a los afectados con la explosión superar sus trastornos dijo que todo dependerá del seguimiento médico.

Las personas que presentaron algún tipo de trastorno fueron referidos a la Red Nacional Hospitalaria para continuar recibiendo asistencia psicológica y si fuese necesario psiquiátrica. Las terapias se realizan en la iglesia adventista del sector.

FUENTE