Abogados al sur de Texas acaban de encender las alarmas para llamar la atención ante una preocupante tendencia: el gobierno está negándole la renovación de su pasaporte a los latinos al sur del estado.

La práctica no es nueva. Sin embargo, un reporte publicado este jueves por The Washington Post recoge testimonios de los abogados que afirman que el tipo de incidentes en que ciudadanos americanos nacidos en territorio estadounidense a quienes se les niega la renovación de dicho documento va en aumento en dicha zona, especialmente en la franja fronteriza.

Al parecer, el gobierno incrementó los requerimientos para los latinos que solicitaban la renovación del pasaporte azul desde 2009. Sin embargo, desde el inicio de la administración del presidente Donald Trump  los funcionarios gubernamentales comenzaron a exigir más y más pruebas de nacimiento en el territorio norteamericano, según alegan diversas fuentes.