image

 

Luego del atentado que sufrió durante un concierto en Parral, Chihuahua, y que lo llevó gravemente herido al hospital, Alfredito Olivas concedió una entrevista al programa ‘El Gordo y La Flaca’, donde narró la pesadilla que vivió y confesó que sintió que eran sus últimos minutos de vida.

Lo primero que pensó el cantante fue: “Ya me mataron. Cuando se escuchan los impactos, pues de primera pensé que podría ser la pirotecnia, cuando veo que estoy en el piso, no sé por qué”.

Alfredito mencionó que hasta que vio la sangre fue que empezó a sentir el calor provocado por las balas.

“En ese momento no sentía dolor, sino paz”, comentó a la entrevistadora de Univision.

DIJO DÓNDE QUERÍA QUE LO ENTERRARAN

La situación fue tan delicada que el cantante incluso llegó a pensar qué quería que pasara si se moría, por lo que le indicó a uno de sus acompañantes dónde quería que lo enterraran.
FOTOS: ¡Estos son los gruperos más guapos!

La petición del Olivas para después de su muerte era que en el sitio donde le hicieran su tumba, su familia construyera una casa y se fueran a vivir ahí porque no quería estar solo.

LLORÓ AL PENSAR EN SU HIJA

Olivas mencionó, al borde de las lágrimas, que en su hija fue en quien primero pensó en esos momentos.

Además del dolor provocado por las heridas, el artista expresó que tenía mucho miedo de que sus agresores fueran a rematarlo al hospital, por lo que decidió ser atendido en otro lugar y no en la ciudad en la que ocurrió el ataque.

Fuente