Alfredo Pacheco renunció del PRD “por ese entuerto político de baja monta”

SANTO DOMINGO, RD.- Las dimisiones de dirigentes del PRD en todo el país continúan desde que ese partido anunció que pactó con el PLD para apoyar la reelección del presidente Danilo Medina.

Ayer, Alfredo Pacheco, presidente del PRD en el Distrito Nacional, se unió al secretario de organización de ese partido, Aníbal Díaz Belliard, y el director de prensa, Nelson Marte, quienes salieron del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y pasaron a formar parte del Partido Revolucionario Moderno (PRM) ante el apoyo de los diputados del partido blanco a la modificación del artículo 124 de la Constitución para reinstaurar la reelección presidencial consecutiva.

Pacheco, exdiputado de la capital, envió una carta de renuncia a Miguel Vargas en la que emite fuertes críticas por su supuesta sociedad con el PLD desde el 2011.

“Toda vez que yo mismo en una ocasión fui llamado por usted y escuché de sus labios la confirmación de este entuerto de política de baja monta”, expresó en la comunicación.

Criticó que “tanta tradición de lucha no es verdad que puedan borrarse rubricando un acuerdo de negocio y pisoteando la memoria histórica de José Francisco Peña Gómez”.

“Un acuerdo político para permitir la repostulación del actual Presidente de la República y participar con el PLD en boletas comunes, no solo es un cobarde acto de genuflexión, es la negación total de todo lo que usted mismo ha reclamado hasta el momento”, apuntó.

Igualmente, criticó que luego de denunciar los males de las administraciones peledeístas hacia el pueblo, hoy pacta con los “agresores y depredadores del erario con expectativas de recibir cargos políticos y administrativos y algunas prebendas para la militancia”.

“Ingeniero Vargas, usted está escribiendo el capítulo final de la titánica lucha que por las libertades públicas queha librado este partido por más de 75 años. Su firma va acompañada del arrullo de voces de pseudo perredeístas que ingresaron con su endoso, como “sangre nueva”, sangre que al efecto, estaba infectada por la gula y la ambición desmedida de poder a cualquier costo”, señala.

Dijo que la decisión es un despropósito que angustia a los dirigentes auténticos y un muro de vergüenza para alejar “estas satánicas influencias”.

FUENTE