image

 

La enfermera Amanda Bruce, una de las dos personas con las que Charlie Sheen ha admitido haber mantenido relaciones sexuales sin protección tras ser diagnosticado con VIH, tomó fármacos antirretrovirales de forma continuada para disminuir el riesgo de contraer el virus antes de dejar de utilizar preservativos con el actor, a pesar de que su médico le recomendó no hacerlo.

“Yo era el médico de su novio, llamamos a otros médicos y ellos pensaron que si ella tomaba la profilaxis y la carga viral de él era indetectable el riesgo de transmisión era minúsculo. No podemos asegurar que fuera nulo. Y por tanto creo que mi consejo fue: ‘No lo hagas, pero el riesgo es minúsculo’.

Y ella eligió seguir adelante porque quería compartir ese nivel de intimidad con él”, contó Robert Huizenga, el médico privado de Charlie, en el programa ‘The Dr. Oz Show’.

A Amanda, que es VIH negativo, no le importó correr el riesgo porque en aquel momento ambos mantenían una relación y “estaba enamorada de él”.

“A ver, si le hubiera conocido una noche y hubiéramos decidido involucrarnos en esto, hubiera dicho: ‘Es una ruleta rusa’. Lo cierto es que nos conocíamos de muchos meses antes de decidir hacerlo y éramos pareja, estaba enamorada de él”, confesó en el mismo programa Amanda, que espera que la decisión de Charlie de revelar que es VIH positivo ayude a cambiar el estigma que rodea a la enfermedad.

Amanda y Charlie ya no mantienen una relación sentimental, pero siguen siendo buenos amigos.

Fuente