Hutchinson en principio había dicho que no detendría la entrada en vigor de la ley

El gobernador de Arkansas, el republicano Asa Hutchinson, se negó hoy a ratificar una nueva ley que ampara la discriminación de homosexuales con el pretexto de proteger la libertad religiosa, algo que ha elevado las críticas en todo el país, también de la comunidad empresarial.

Hutchinson, que en un principio había dicho que no detendría la entrada en vigor de la ley, ha pedido a los legisladores del estado de Arkansas que añadan modificaciones al texto para garantizar que no se permite la negación de servicios a homosexuales.

La decisión de Arkansas se da un día después de que el gobernador del estado de Indiana, el también republicano Mike Pence, diera marcha atrás por una ley similar y pidiera al Legislativo estatal que la enmendara para evitar que se le niegue servicios a homosexuales argumentando razones religiosas.

El debate desatado por estas leyes (19 estados gobernados por republicanos están debatiendo iniciativas similares) han desatado un oleada de críticas entre organizaciones de derechos de los homosexuales, empresarios e incluso políticos republicanos y líderes religiosos.

La exsecretaria de Estado Hillary Clinton, que se espera que sea la candidata presidencial demócrata para 2016, también saltó hoy a la palestra en la red social Twitter para sumarse a las voces críticas con las leyes de libertad religiosa.

“Al igual que en Indiana, en Arkansas la ley va más allá de la protección de la religión, permitiría la discriminación injusta de estadounidenses #LGBT (lesbianas, gais, bisexuales y transexuales). Urjo a que el gobernador la vete”, aseguró Clinton.