Se trata de una de las más grandes asignaciones de FEMA

NUEVA YORK –  Finalmente una buena noticia para los residentes de las viviendas públicas afectados por la súper tormenta Sandy. El alcalde Bill de Blasio y el senador por Nueva York, Charles Schumer, anunciaron la asignación de $3,000 millones de fondos federales para reparar 33 desarrollos de la Autoridad de Vivienda (NYCHA).

Los fondos han sido calificados como una de las más grandes asignaciones que han tenido las viviendas públicas en la historia de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias,  (FEMA).

“Aunque un poco tarde, la ayuda sirve”, dijo Maria Rojas, residente de uno de los edificios en el Bajo Manhattan que resultaron afectados tras el paso de la tormenta el 20 de octubre de 2012. “Ya era hora de que se nos mejoren un poco los arreglos de nuestros edificios, porque tanto el techo como las paredes están en estado lamentable”.

El paso de Sandy azotó el noreste de la nación e inundó una gran parte de las zonas ubicadas en las cercanías de las costas marítimas y los ríos.

“Esta inversión, la más grande en la historia de FEMA, no simplemente traerá nuevamente el desarrollo a NYCHA a niveles antes de Sandy, sino que nos permitirá fortalecer los edificios y los servicios, así que los residentes estarán mejor protegidos en momentos en que las temperaturas extremas los azoten”, precisó De Blasio.

Las reparaciones se harán en complejos de viviendas de NYCHA ubicados en los cinco condados, en donde sistemas eléctricos y mecánicos quedaron dañados y, en muchos casos, hasta destruidos.

“Para miles de familias trabajadoras de Nueva York y jubilados que viven en algunos de los 200 edificios de NYCHA, desde Red Hook a Coney Island y desde el Lower East Side hasta Rockaways, que fueron desplazados y devastados por Sandy, esta ayuda federal masiva les devolverá las condiciones decentes de vida, así como los reforzará para estar preparados para alguna circunstancia similar”, destacóel senador Charles Schumer.

Una parte de los $3,000 millones se utilizarán también para reparar los problemas ocasionados en sótanos y primeros pisos de los complejos de NYCHA, permitiendo, inclusive, que se reemplacen calderas y sistemas mecánicos que al dañarse dejaron sin calefacción ni electricidad a sus habitantes por días y hasta semanas.

FUENTE