Loading...
Loading...

Avanza ley agrícola con masivos recortes a los cupones de comida

 

Líderes republicanos de la Cámara de Representantes lograron avanzar una polémica medida agrícola que incluye masivos recortes en cupones de comida y que podría descarrilar la iniciativa, advirtieron este jueves demócratas y activistas.

El Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes votó ayer la nueva ley agrícola de 2018 de $867,000 millones de dólares, en una votación de 26-20, allanando el camino hacia su voto final en el pleno, previsiblemente para la segunda semana de mayo.

La medida afronta una lucha empinada en la Cámara Baja, donde los demócratas han prometido rechazarla porque, a su juicio, perjudicará tanto a los agricultores en California y otros estados como a los más de 40 millones de personas de bajos recursos que dependen de los cupones de comida.

El programa de cupones de comida, rebautizado como el “Programa de Ayuda Nutricional Suplementaria” (SNAP, en inglés), ha sido piedra angular de la red de seguridad social en EEUU durante medio siglo.

Según la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO), más de un millón de personas dejarán de recibir la ayuda en la próxima década debido a nuevos requisitos laborales. Los más perjudicados serían los niños, ancianos, y discapacitados, que conforman cerca de dos terceras partes de los beneficiarios.

La Coalición contra el Hambre de San Diego (California) calculó esta semana que, tan solo en esa ciudad, 25,000 personas tendrían que reunir los nuevos requisitos laborales o perder la ayuda de “SNAP”.

Durante su acostumbrada rueda de prensa semanal, la líder de la minoría demócrata en la Cámara Baja, Nancy Pelosi, dijo que la medida republicana es “cruel”, eliminará empleos, aumentará la pobreza y el hambre en EEUU, y “abandona a los agricultores estadounidenses”.

Nuestros granjeros y rancheros enfrentan un desplome en los precios y una peligrosa incertidumbre por parte de la Administración… los ancianos, niños, discapacitados, veteranos y familias hambrientas perderán los medios para llevar comida a sus mesas”, advirtió Pelosi.

Preguntada por este diario sobre si su partido ofrecerá enmiendas, Pelosi dijo que la medida entera “tiene múltiples problemas, no sólo por los recortes a SNAP… no es corregible”.

Entre otros elementos, el “Acta de Agricultura y Nutrición de 2018” exige que los adultos entre 18 y 59 años trabajen al menos 20 horas semanales, o se inscriban en programas de capacitación laboral, para recibir cupones de comida, y demuestren cada mes que están cumpliendo con los requisitos.

El promotor de la medida, el republicano Mike Conway, afirmó que la legislación es “equilibrada” y “podría ayudar a muchas familias de bajos ingresos a salir de la pobreza al adquirir nuevas destrezas laborales”.

Sin embargo, la legislación sólo contiene $1,000 millones de dólares al año para programas de capacitación laboral, que los demócratas y grupos progresistas afines consideran insuficientes.

Por separado, la Administración Trump también ha solicitado recortes a “SNAP” dentro del presupuesto para el año fiscal 2019, y ha ordenado una reforma a los programas de “Welfare”.

La presidenta del Caucus Hispano del Congreso (CHC), Michelle Luján Grisham, dijo que la iniciativa “es la víctima más reciente de un partidismo intransigente” que no atenderá las necesidades del país y de las familias trabajadoras.

Por su parte, el portavoz del Comité de Campañas Demócratas del Congreso (DCCC), Drew Godinich, atacó al legislador republicano por California, Jeff Denham, porque con su voto  “puso por delante los intereses de su partido y no los de sus votantes”.

La industria agrícola de California está bajo constante ataque de los republicanos en Washingtoncomo Jeff Denham, y esta iniciativa no ayuda al Valle Central y sí perjudica a granjeros, niños y discapacitados”, dijo Godinich, cuyo grupo ha puesto en la mira a varios republicanos de California y otros estados para los comicios de noviembre próximo.

Grupos cívicos que abogan por programas anti-pobreza, así como sectores del empresariado, han dejado en claro su oposición a los recortes que los republicanos, en aras de la “autosuficiencia”, han propuesto dentro de la ley agrícola. La oposición también viene de algunas organizaciones del sector agrícola.

En 2016, cerca de diez millones de latinos recibieron ayuda mensual de “SNAP” y, el año anterior, el programa ayudó a salir de la pobreza a 2.5 millones de latinos, incluyendo 1.2 millones de niños.

En la audiencia de ayer, los demócratas ni se molestaron en presentar enmiendas por considerar que la iniciativa está fallida “de pies a cabeza”.

El Comité de Reglas, bajo control republicano, se reunirá para determinar el calendario de la medida y decidir cuántas y qué tipo de enmiendas permitirá cuando esta llegue al pleno de la Cámara Baja. No está claro que permita enmiendas demócratas que modifiquen sustancialmente la iniciativa.

El Senado elabora su propia versión bipartidista y, mientras tanto, la senadora demócrata por Nueva York, Kirsten Gillibrand, presentó hoy una medida para proteger a los niños de los recortes en la ayuda a “SNAP”.

El Congreso tiene hasta el próximo 30 de septiembre para aprobar la nueva ley agrícola o, si no logra consenso, aprobar una extensión temporal de la ley en vigor.

Fuente

Loading...