Loading...
Loading...

Aunque todavía no existe una gran base científica para respaldar la recomendación de que beber agua nos ayuda en la pérdida de peso, lo que queda claro es que beberla ayuda a aumentar el gasto energético de nuestro cuerpo, y eso hace que nuestro cuerpo bote grasa y estemos delgadas.

El poder saciante del agua (antes y después de las comidas): Las personas que están a dieta y beben medio litro de agua antes de las comidas pierden más peso que las que no lo hacen. Beber agua antes de las comidas nos hace sentirnos más llenos a la hora de comer aunque, eso sí, “será solo momentáneo ya que ocupa lugar en el estómago por su volumen”. De igual manera beber agua antes o después de las comidas, pero no durante ellas porque “puede ralentizar el proceso digestivo”.

¿Hinchada? La importancia de beber agua al levantarse: Dado que cumplir con la recomendación de ingerir dos litros de agua al día no siempre es tarea fácil. Incorporar buena parte de esta cantidad de agua que debemos beber a primera hora de la mañana. “Es cuando los mecanismos de drenaje están más activos y así potenciamos la eliminación de líquidos”.

No es necesario sustituir el agua por bebidas con mayor aporte energético: Aunque parte de esa cantidad de agua recomendada pueden tomarse a través de infusiones realizadas con agua, es importante tener en cuenta que no podemos suplir el consumo de agua con otro tipo de bebidas como zumos o refrescos. “En estas últimas décadas se ha observado una alta ingesta de bebidas con mayor aporte energético utilizadas como elemento de hidratación en sustitución del agua. Esto puede dar lugar a un importante aporte energético, con origen en bebidas azucaradas, que no implican un adecuado poder saciante, dando lugar a un incremento del riesgo de obesidad“, explica la nutricionista Laura Parada.

Fuente

Loading...