image

 

La joven Bobbi Kristina, hija de la cantante Whitney Houston y Bobby Brown, consumió marihuana, crack y heroína las semanas anteriores a ser encontrada inconsciente en la bañera, según el testimonio que dio su amiga Danyela Bradley, quien estaba en casa de Bobbi cuando se descubrió su cuerpo, y que consta en los documentos judiciales.

“Fumaba marihuana, fumaba crack a menudo y también consumía heroína. Cuando tomaba heroína estaba muy somnolienta, cabeceaba, estaba poco habladora y solía retraerse en sí misma. Cuando fumaba crack, no hablaba nada, simplemente se retraía también. Nick Gordon fumaba más que ella”, explica Danyela en los documentos obtenidos por RadarOnline.com.

Sin embargo, también admitió que nunca había visto a Bobbi Kristina consumiendo heroína y que era poco frecuente que consumiera drogas duras.

“Cuando vivía con ella lo hacía pocas veces, como cada dos semanas o así”, cuenta.

Danyela reconoció que no se dio cuenta de que su amiga tenía un problema con las drogas hasta que se trasladó a su casa de Atlanta en enero de 2015.

“La primera vez que viví con ella no me di cuenta de que tenía un problema hasta después de un par de semanas… y después de varias semanas simplemente no podía ocultarlo”, declaró Danyela en relación a una demanda interpuesta por Russell J. Eckerman por un accidente de coche en el que se vieron envueltas ella y Bobbi.

Bobbi Kristina murió el 26 de julio de 2015 tras pasar seis meses en coma después de ser encontrada inconsciente en la bañera de su casa.

Fuente