Bombardeos-rusos-a-siria-raccoon-knows

Apenas cinco días después de que Rusia iniciara bombardeos en territorio sirio, la tensión escala.

La entrada de aviones rusos en espacio aéreo turco derivó en advertencias de Turquía y la OTAN, que vigilan con desconfianza los movimientos del aliado del líder sirio Bashar Al Asad.

Turquía convocó al embajador de Moscú en Ankara por segunda vez tras detectar que aviones rusos volvieron a entrar en su espacio aéreo también el domingo.

Las autoridades rusas reconocieron que un Su-30 entró “brevemente, por unos segundos” en el espacio aéreo turco.

El incidente llevó a Turquía a movilizar a varios de sus cazas F16 y, aunque no pasó a mayores, Estados Unidos señaló que Turquía hubiera tenido el derecho de disparar contra la aeronave.

La sorpresiva intervención rusa “ha alcanzado un nivel más peligroso”, señaló la OTAN, después de que se conociera que el sábado un avión de combate ruso entrara en el espacio aéreo de Turquía.

Protesta contra Putin en Turquía
A pesar de todo, Turquía mantiene buenas relaciones con la Rusia de Vladimir Putin.

 

El Consejo del Atlántico Norte, el máximo órgano de decisión de la OTAN, se reunió este lunes de urgencia tras el incidente, le pidió además a Rusia quedetenga “inmediatamente” sus ataques contra la oposición y civiles en Siria.

Violación espacio aéreo

Moscú, que comenzó los bombardeos en territorio sirio el 30 de septiembre, defiende que sus ataques están orientados a combatir al autodenominado Estado Islámico (EI), y otras posiciones de los extremistas.

Sin embargo, tanto la coalición liderada por Estados Unidos como el gobierno de Turquía aseguraron que los grupos contrarios a Asad han sido objeto de ataques.

Los países de la OTAN mostraron su “profunda preocupación” por la escalada militar rusa en Siria, en particular, por los ataques contra las ciudades sirias de Hama, Homs y Idlib que “han provocado víctimas civiles” y “no han tenido como objetivo” a EI, indicaron en un comunicado tras la reunión.

La Alianza señaló que las acciones militares de Rusia “han alcanzado un nivel más peligroso con las recientes violaciones del espacio aéreo turco” e instó a Moscú a evitar una escalada de tensiones con la OTAN y centrar los esfuerzos en la lucha contra el EI.

El Kremlin recela también de la OTAN a la que no quire que incremente su presencia cerca de sus fronteras.

Movimientos de Rusia

El Pentágono está atento a los próximos pasos de Rusia.

Moscú ha asegurado que no llevará a cabo una intervención sobre el terreno pero que hace unas semanas comenzó a mover material y personal, según indicó a BBC Mundo una portavoz del Pentágono la teniente coronel del Ejército Michelle Baldanza.

“Desde principios de septiembre, Rusia desplegó equipos militares y personal a la base aérea Bassel al Asad a las afueras de Latakia, en Siria”, indicó.


Imagen cedida por el ministerio de Defensa ruso de un ataques aéreos cerca de la ciudad siria de Idlib.

“Esto incluye viviendas modulares para el personal, aviones de combate, helicópteros, sistemas de antimisiles, tanques, vehículos blindados de transporte de personal y equipo de apoyo para las operaciones de aéreas”.

El Pentágono instó a Rusia a cesar las “acciones provocativas” que puedan avivar el conflicto sectario y “radicalizar” a la oposición moderada siria que lleve a“restrasar una transición política”.

 

Jonathan Marcus, corresponsal de Defensa y Diplomacia de la BBC

La incursión de Rusia en el espacio aéreo turco disparó las alarmas en la OTAN que la describieron como un “comportamiento irresponsable”.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, también expresó su preocupación, señalando que “precisamente este tipo de cosas” es sobre las que Washington quería presionar a Rusia para inicar conversaciones militares con el fin de evitar incidentes.

La aviación turca derribó un avión sirio Mig en marzo del año pasado. Otra aeronave siria, posiblemente, un helicóptero, fue derribado en mayo pasado.

La OTAN pidió a Rusia “tomar todas las medidas necesarias” para garantizar que tales violaciónes no se produzcan en el futuro.

Fuentes estadounidenses afirman que, lejos de ser un accidente, los pilotos rusos sabían exactamente lo que estaban haciendo.

A medida que la campaña aérea rusa avanza, este episodio ilustra algunos de los peligros que puede implicar.

 

Oportunidad para Turquía

La OTAN dio su respaldo a Turquía, que se presenta además como enclave estratégico para afrontar la crisis de refugiados que ha causado el conflicto y que están huyendo hacie Europa.

Lo que está por ver es cómo el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, capitalizará la situación con las autoridades europeas.

Recep Erdogan
Erdogan sabe que la Unión Europea necesita a Turquía para poder lidiar con el problema sirio.

Turquía, que comparte una frontera de más de 800 kilómetros con Siria, acoge al menos dos millones de refugiados, aunque pocos quieren quedarse.

Erdogán sabe que la Unión Europea “necesita a Turquía para poder solucionar la crisis de refugiados”, señala Enis Senerdem, del servicio turco de la BBC.

“Así que va a exprimir esa naranja todo lo que pueda”, agregó.

Demandas y contra-demandas

La UE quiere que Turquía mejore las condiciones de sus campamentos para refugiados y también que los reconozca como tales, para facilitarles un mejor acceso a salud, educación, vivienda y puestos de trabajo que podrían retenerlos ahí.

Campo de refugiados sirios en Turquía
El tema de los refugiados sirios es objeto de una reunión entre Turquía y la UE.

También quiere autorización para ayudar a patrullar las costas del país, con el objetivo de dificultar el trabajo de las bandas de traficantes de personas.

Pero Turquía también tiene sus propias demandas, empezando por la necesidad de una mayor contribución europea a los intentos por terminar un conflicto que ahora tiene como protagonistas destacados a los rusos.

 

Ankara pidió el establecimiento de una “zona segura” en el norte de Siria, con el objetivo declarado de establecer gigantescos campamentos de refugiados que le quiten presión a Turquía y la UE.

Aunque en un principio los líderes europeos fueron reticentes por el temor de no poder garantizar la seguridad de esos campamentos, la Unión Europea (UE) se mostró este lunes dispuesta a tratar todas las reclamaciones de Turquía como la asistencia financiera, la liberalización de visados y la creación de una zona de seguridad y exclusión aérea en la frontera con Siria.

Refugiados sirios rumbo a Turquía
La UE quiere permiso de Turquía para ayudarle a patrullar sus costas.

No obstante, los líderes europeos demandan que Turquía debe también estar preparada para actuar y acabar con el flujo de migrantes que cruzan por territorio turco hacia los países de la UE.

Edrogan tiene también un interés interno puesto que le ayudaría a mantener separados a los grupos kurdos que ocupan diferentes áreas en el norte de Siria, debilitando así a un potencial aliado de su principal enemigo dentro el páis: el PKK.

Por ahora, una semana de su primer bombardeo, la intervención de Rusia en Siria, en vez de empezar a desanudar el conflicto, parece estarlo complicándolo mucho más.