Boricuas-NY-Crisis-Raccoon-Knows

Nueva York- Anthony Luna de 19 años, no sabe mucho de finanzas, pero tiene claro lo que pasa allá en Puerto Rico, la isla de sus orígenes. “No vale la pena vivir por allá. No hay trabajo, no hay nada que hacer”, dice Luna, que acaba de terminar sus estudios de secundaria y vive en El Barrio. De vez en cuando viaja a ver a sus parientes boricuas, pero dice que jamás se quedaría allá.

Porque, más allá de que este sea un problema de presupuestos e impuestos, los boricuas de Nueva York hace tiempo saben que la situación económica se encontraba a punto de reventar. “En Puerto Rico el problema es simple: los políticos están gastando más dinero del que reciben, y han hecho esto desde hace mucho tiempo. Ahora están pagando el precio”, dice Ángelo Falcón, presidente del Instituto Nacional de Política Latina y ex profesor de la Universidad de Columbia. “El problema es que creo que no hay una solución simple”, continúa Falcón.

Paul Justiniano Ruiz, de 51 años, acaba de llegar hace dos meses a vivir a Nueva York y dice que en su país de origen la vida se le hizo muy difícil. “La economía está por el piso. No hay trabajo y la caja pública está fatal. Lo que da allá es sólo el café, el maíz y los tomates”, dice Ruiz. “La culpa la tiene el gobernador. Hemos tenido suficiente ayuda para sacar el país adelante, pero los políticos no han sido eficientes. Mire cómo ayudó Estados Unidos para los huracanes”.

Paúl Justiniano Ruiz
Sin embargo, el experto Ángelo Falcón dice que el rol de Washington debe ser central para solucionar la crisis. “Esto tiene que ver muchísimo con la irresponsabilidad fiscal de los políticos puertorriqueños, pero el fracaso de Puerto Rico es también el fracaso de las políticas de Estados Unidos”, dice Falcón. “Se necesita que el gobierno federal se haga responsable. En este momento hay un proyecto de ley para permitir al país ir acogerse a la bancarrota, pero el congreso no ha hecho nada al respecto”.

“Todos los negocios estadounidenses que se están viendo afectados tienen que trabajar para que el gobierno actúe”, dice Luis Miranda, consultor político del MirRam Group y asesor de varios líderes neoyorquinos. “Mientrás más conversación haya con la Casa Blanca en todos los niveles, más posible será conseguir una solución”.

Mientras tanto, en El Barrio Roberto Sarassa, de 70 años, sentando con otros amigos boricuas, también cree que han sido los políticos de Puerto Rico los culpables de este problema. “El mismo gobierno se ha dedicado a traer todo desde afuera y mató la agricultura local”, dice Sarassa. “los jóvenes que tienen esperanza, tratan de quedarse allá para estudiar, pero luego al salir no encuentran posibilidades”.

Roberto Sarassa
Frente a él, otros como Reinaldo Zayas, de 72 años, prefieren no opinar, pero luego lo resumen todo con una sola frase. “Allá está todo caro. Acá simplemente para mí es más fácil conseguir el billete”, concluye Zayas.

Reinaldo Zayas

La opinión de los políticos de NY

Mientras tanto, en la Alcaldía los políticos boricuas también manifestaron su preocupación. “La economía del país necesita apoyo inmediato y acción por parte del gobierno federal y nosotros, como autoridades electas, ya no nos podemos quedar marginados”, dijo el concejal Ritchie Torres quien, junto a la presidenta del Concejo Municipal presentó una resolución llamando al Congreso para que permita la bancarrota del Estado Libre Asociado.

“Puerto Rico está en uno de los momentos más críticos de su historia. Estoy en el proceso de revisar el reporte que fue publicado recién y espero escuchar al gobernador para tener una imagen más clara”, dijo Melissa Mark-Viverito, presidenta del Concejo Municipal. “La deuda de Puerto Rico debe ser renegociada y se deben realizar reformas críticas, así como quitar pesos innecesarios que tiene la economía de la isla”.

El líder de El Bronx, Rubén Díaz Jr., también destacó que él, junto a una serie de autoridades y empresarios están buscando que se cambie la ley y se permita la bancarrota. “Este plan de acción es mejor que simplemente permitir que el gobierno de la isla entre en default y espero que el Congreso actúe rápidamente frente a estas tristes noticias”, dijo Díaz.

En Washington, la representante Nydia Velásquez agregó que está trabajando con el gobernador de Puerto Rico. “Me uno al gobernador García Padilla en llamar a todos los actores, incluyendo ambos partidos en Puerto Rico, el congreso y la administración de Obama, para unirse y desarrollar un plan de largo plazo”, dijo la congresista.

FUENTE