debate-republicano-raccoon-knows

Ni reforma migratoria, ni acción ejecutiva, ni crédito alguno a la contribución de los inmigrantes latinos en los Estados Unidos, así fue el primer debate de los candidatos presidenciales republicanos, el de los siete rezagados en las encuestas.

De hecho, el tono lo estableció el periodista de Fox News Bill Hemmer, uno de los dos cuestionadores de los siete candidatos al usar, en al menos dos ocasiones, “los ilegales” (the illegals), al referirse a los inmigrantes sin documentos. Este término ha sido abandonado por los principales medios de comunicación en inglés, al considerarse tendencioso. El tema de inmigración fue uno de los más mencionados en el debate, junto con seguridad nacional, el acuerdo sobre energía nuclear con Irán, el aborto y las órdenes ejecutivas de Obama. La pre candidata demócrata Hillary Clinton fue objeto de numerosos ataques.

Los pre candidatos que más enfatizaron el tema de inmigración en este primer debate fueron el gobernador de Texas Rick Perry, el de Louisiana Bobby Jindal y el ex senador Rick Santorum.Perry, quien en 2012 perdió apoyo entre sus copartidarios luego de acusar a sus colegas de “no tener corazón” al negar la educación a jóvenes indocumentados, esta vez salió con fuerza sobre el tema que alebresta a la base conservadora de su partido.“Necesitamos un presidente que gobierne cada día con la intención de asegurar la frontera”, dijo Perry.

“Nadie tiene más experiencia que yo en eso”.Rick Santorum tiene la postura más radical en inmigración, proponiendo un recorte del 25% en la inmigración legal. Acusó a “35 millones de trabajadores no calificados que han inmigrado al país en los últimos años de aplastar los salarios y destruir la oportunidad”.El gobernador de Louisiana, Bobby Jindall, no se quedó atrás, prometiendo, “al llegar a la Casa Blanca”, anular la acción ejecutiva y las ciudades santuario.

Sugirió además que los inmigrantes sin papeles no se asimilan y tampoco trabajan. “Debemos insistir en la asimilación, inmigración sin asimilación es una invasión…debemos decirles que vengan legalmente, aprendan inglés, adopten nuestros valores y trabajen”, dijo Jindall.

FUENTE