Marcha-contra-gobierno-mexicano-raccoon-knows

NUEVA YORK – Padres de los estudiantes desaparecidos y los sobrevivientes en Ayotzinapa marcharon, este jueves, sobre la calle 125 hasta el mural Zapatista en la calle 117 y la Segunda avenida en El Barrio. Los caminantes mexicanos fueron acompañados por líderes comunitarios hispanos y afroamericanos que han sentido su dolor desde hace siete meses así como por dirigentes sociales que se identifican en su lucha contra el abuso del gobierno.

La llamada “Caravana 43” llegó esta semana a Nueva York y, la semana siguiente, seguirá a Canadá.

Anayeli de la Cruz Guerrero, hermana de uno de los desaparecidos, dijo que el estado mexicano es uno de los responsables. “Influyó en la desaparición, porque no le interesa tener jóvenes formados que luego se vuelven luchadores sociales”.

De la Cruz Guerrero destacó que los forenses argentinos encontraron que los restos que el gobierno dijo que eran de los normalistas no corresponden a los de los estudiantes. “Hay teléfonos que siguen activos.  Un celular de los jóvenes aparece usado en febrero en el batallón de Iguala, Guerrero”.

Clemente Rodríguez Moreno (46), trabajador social de oficio, no cree que su hijoCristian Alfonso Rodríguez, de 19 años, esté muerto. “La gente se deja engañar de la televisión y el gobierno repite que están muertos, pero nosotros tenemos pruebas de que están vivos. Creemos que los mantienen en celdas clandestinas. Yo me he aventurado solo en la Sierra de Guerrero y he escuchado a campesinos que dicen que creen que están escondidos por allá”, sostuvo el hombre con voz amable.

Piden detener Plan Mérida

“El gobierno ha metido sus narices en la investigación de expertos extranjeros. Nuestro mensaje para la gente en Estados Unidos es que se detenga el Plan Mérida que no contribuye a nuestra seguridad sino que a que crezcan los militares que luego nos están desapareciendo”, concluye Rodriguez. El plan Mérida es una iniciativa del gobierno estadounidense para combatir al narcotráfico a través de la entrega de armas a las fuerzas de orden mexicanas.

Felipe de la Cruz es padre de un estudiante sobreviviente al ataque de la noche del 26 de septiembre.

“Nuestras vidas cambiaron. Sabemos que el gobierno tiene oídos sordos. Venimos desde Guerrero para denunciar al gobierno mexicano por cometer el crimen”.

“Los tomaron vivos, los queremos de regreso vivos”, gritaban en inglés y español los manifestantes.

El mexicano Raúl Rivera Hernández, profesor de la universidad de South Carolina, fue otro de los asistentes. El doctor en Estudios Latinoamericanos ha investigado el tema de las madres centroamericanas que buscan a sus hijos en México. “Me interesa la caravana como forma de protesta itinerante”.

Rivera consideró que las exigencias de los padres de buscar a sus hijos hasta que haya pruebas de que no están vivos son legítimas. “Es un derecho la verdad. Este tipo de presión internacional es necesaria hacerla porque en México se cierran los canales institucionales”.

“Critico la indolencia del presidente Peña Nieto. No se ha sentado a hablar con la familias de los normalistas. Felipe Calderón a veces lo hacía en el pasado. Los medios y el gobierno ocultan el verdadero país en el que hay mucho malestar social y las cosas están mal”, indicó el académico.

FUENTE