La caries dental es una enfermedad común, que suele aparecer en niños adultos jóvenes, pero puede afectar a cualquier persona. Se caracteriza por la destrucción progresiva de las piezas. Es una causa común de pérdida de los dientes en las personas más jóvenes.

 

FACTORES ETIOLÓGICOS QUE INFLUYEN EN ​LA FORMACIÓN DE LA CARIES DENTAL

​Microorganismos responsables de la formación de la placa bacteriana. Los alimentos, bien sea como sustratos de fermentación de estos microorganismos, como la sacarosa, o como aportadores de elementos minerales como el flúor que inducen una mayor resistencia a la caries dental.

El tiempo, entendiendo este factor, como la duración del contacto del alimento cariogénico con el diente
Finalmente el diente y su entorno bucal
. Donde destaca el factor genético que determina por qué algunas personas son más propensas a la enfermedad.

Los elementos citados anteriormente configuran complejas relaciones en el desarrollo de la caries. Así, tan importante es un determinado aporte de sacarosa, como el tiempo, que ésta esté en contacto con el diente.
Por ello, propiedades reológicas de los alimentos son fundamentales aquí para poder establecer la capacidad cariogénica de un producto. Propiedades como la adhesividad, es decir la capacidad de retención del alimento en el diente, puede incrementar el riesgo de aparición de la caries dental.

 

¿QUÉ ES UN ALIMENTO CARIOGÉNICO?

​Cuando decimos que un alimento es cariogénico, entendemos por tal a los alimentos que provocan el desarrollo de la caries. Para entender este proceso debemos de tener en cuenta que la caries dental es un proceso multifactorial en el que están involucrados los factores descritos.

​Estudios epidemiológicos relacionan la prevalencia de la caries dental con el tipo de alimentos o hábitos alimentarios de una población. En el desarrollo de la caries dental influyen otros parámetros como es el pH de la placa bacteriana, así pH ácidos contribuyen a un mayor desarrollo de la misma. Por ello frecuentemente se utiliza la capacidad de producir ácido en la placa dental o entre los dientes, como medida de la capacidad acidogénica, de un alimento.

La acidogenicidad de varios tipos de productos (según Knight, 1999) ha demostrado como menos acidogénico al chicle sin azúcar, medianamente acidogénico: las barras de chocolate y la manzana y más acidogénico los pasteles de crema y chocolate.

Otro sistema de comparación entre alimentos es el denominado CPI (índice de potencial cariogénico). Este método compara los alimentos respecto a un patrón de sacarosa a la que se asigna puntuación 1.0 y el sorbitol al que se asignaría una puntuación de cero (Bowen et al. 1980). Donde los postres de gelatina demuestran el menor índice, el chocolate obtendría una puntuación intermedia y el plátano y la uva pasa tendrían la mayor puntuación.

​¿CÓMO PREVENIR LA CARIES DENTAL?

Disminuir el consumo de sacarosa y alimentos que contribuyen a acidificar la cavidad oral.
Mejorar la higiene buco-dental.
Recordar el uso de hilo dental, crema y enjuague bucal
El uso de agua y sal fluorada.
Evitar el uso compartido de vasos, tazas y cubiertos, ya que los microorganismos causantes de esta enfermedad son contagiosos.
Visita a su odontólogo cada 6 meses para revisión y profilaxis.
Recordar que esta el factor genético que no es modificable y en estos casos la visita al odontólogo garantizará el éxito en la prevención de esta enfermedad.

Fuente