Casey Affleck, quien el domingo recibió el Oscar al mejor actor, abordó el tema de las demandas presentadas en su contra por acoso sexual durante el rodaje del documental I’m Still Here. “Creo que cualquier tipo de maltrato de cualquier persona, por la razón que sea, es inaceptable y espantoso”, dijo el hermano menor de Ben Affleck en una entrevista con el diario The Boston Globe tras recibir su estatuilla dorada. “Todo el mundo merece ser tratado con respeto en el trabajo y en cualquier otra parte”.

El actor, que recibió el codiciado reconocimiento por su actuación en la película Manchester by the Sea, se pronunció sobre el tema en una entrevista con el reportero de ese diario, Mark Shanahan, quien le preguntó qué opinaba de quienes los criticaban por haber ganado el Oscar con ese caso del 2010 en su pasado. Affleck hizo una pausa y suspiró profundamente antes de contestar que ninguna de las personas que lo están condenando saben lo que sucedió y que las partes implicadas tenían prohibido hablar al respecto por un acuerdo.

En realidad no puedo hacer nada al respecto”, contestó Affleck. “Aparte de vivir mi vida de la manera en que yo sé que la vivo y hablar de cuáles son mis propios valores y de cómo trato de vivir en base a ellos todo el tiempo”.

Las denuncias contra Affleck fueron presentadas por la productora del documental Amanda White y Magdalena Gorka, quien trabajaba como directora de fotografía en el proyecto. Ambas lo denunciaron por abuso verbal e insinuaciones sexuales y acoso.

En los documentos legales de estas demandas en las que White y Gorka pedían unos $4.3 millones ellas indicaron, entre otras cosas, que Affleck y Joaquín Phoenix, quien protagonizó ese documental, se habrían encerrado en el cuarto de una de ellas con otras dos integrantes del equipo para tener relaciones sexuales y que cuando ellas se negaron a sus insinuaciones, fueron intimidadas.

Casey negó esas acusaciones pero el caso fue cerrado en un acuerdo extrajudicial.

Fuente