jce

SANTO DOMINGO. Los nuevos integrantes de la Junta Central Electoral (JCE), fueron juramentados ayer con el compromiso de su presidente, Julio César Castaños Guzmán, de organizar las elecciones del 2020, custodiar los atributos de la personalidad de los ciudadanos y administrar de forma responsable la cédula de identidad y electoral.

Castaños pronunció un breve discurso en el Senado, luego de ser juramentado junto a los miembros Roberto Saladín, Rosario Graciano de los Santos, Carmen Imbert Brugal y Henry Mejía Oviedo, donde propugnó por la unidad interna de la JCE.

“Reiteramos nuestro llamado a la unidad institucional, así como al cumplimiento de todos nuestros deberes y obligaciones inherentes a la investidura que hemos recibido”, dijo Castaños quien consideró que eso llevaría una paz a la institución que se extendería por todo el país.

Luego del acto en el Congreso Nacional, se realizó la ceremonia de traspaso de mando en la JCE donde el presidente saliente, Roberto Rosario, destacó la transformación de la institución y la deuda que deja.

“La JCE que están recibiendo, en sentido general, es muy diferente a la que yo recibí en el 2006, en la que fui electo miembro y presidente de la Cámara Administrativa, fruto del crecimiento institucional experimentado hasta la fecha. En lo esencial, ha sido transformada en una institución de servicios públicos’, dijo Rosario.

Dijo que siempre el año electoral ha concluido con deudas, que han sido saldadas al año siguiente. “Así ocurrió en los años 2006, 2008, 2010 y 2012. En los últimos años, los incrementos de los fondos de autogestión han ayudado en este sentido”.

Una comisión de senadores presidida por Dionis Sánchez llevó a cabo el proceso de transición.

Castaños ponderó las cualidades de cada uno de los nuevos miembros y de los antiguos integrantes del organismo. “Usted hizo su trabajo, el trabajo es el abogado de uno, no las voces muchas veces interesadas. Aquí no pasa nada, son los amigos de siempre, a mí me tocó entregarle a usted y ahora usted me entrega a mí. Y, quién sabe doctor Rosario si me toca a mí entregarle otra vez en el 20”.

FUENTE