El chapo guzman-El chapo-Raccoonknows.jpg

 

A poco más de medio año de la nueva captura del narcotraficante Joaquín el Chapo Guzmán, el narco asegura que lo está pasando tan mal en la cárcel que teme perder la cordura y hasta la cabellera.

“Me van volver loco, esto es una tormenta psicológica, preferiría que la tortura fuera física o golpes porque con los golpes el dolor pasa pero no esto que me está matando lentamente”, dijo el temible capo a uno de sus abogados, José Refugio Rodríguez, según contó el letrado a la emisora mexicana Radio Fórmula.

El representante del Chapo también dijo que está “muy angustiado” y que hasta se está quedando calvo a causa de su situación en el penal de alta seguridad de Ciudad Juárez en el que se encuentra.

Pese a que el capo asegura no tener “miedo a la cárcel”, parece llevar mucho peor el hecho de que lo mantengan aislad.

El jefe del cartel de Sinaloa, que podría ser deportado a Estados Unidos, aseguró que le están suministrando fármacos y que se siente adicto a los mismos, por lo que sopesa presentar ante las autoridades una denuncia por tortura, apuntó Rodríguez.

Fuente