Empieza un nuevo capítulo en la historia del narcotraficante mexicano Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán: en la noche de este jueves llegó al aeropuerto de MacArthur de Long Island, en Nueva York, y será llevado a una cárcel de Manhattan, según confirmó una fuente policial a CNN. Horas antes, el gobierno mexicano anunció su extradición y lo entregó a las autoridades estadounidenses.

Las medidas de seguridad en la prisión donde será recluido fueron reforzadas, añadió la fuente. Además, el puente de Brooklyn será cerrado durante el viernes, mientras Guzmán es transportado de Manhattan hacia la Corte Federal de Brooklyn, para comparecer ante el tribunal.

La extradición parece haber sido cronometrada. Las autoridades de México quisieron entregar al jefe del cartel de Sinaloa antes de la toma de posesión del presidente electo, Donald Trump, según informó a CNN un funcionario estadounidense.

Según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, el narcotraficante enfrentará cargos relacionados “con su liderazgo en la organización criminal mexicana conocida como el Cartel de Sinaloa”. Tiene procesos en siete estados: Arizona, California, Texas, Illinois, Nueva York, Florida y Nueva Hampshire.

Sin embargo, la acusación presentada por el Distrito Este de Nueva York dispone que ‘El Chapo’ debe entrar a Estados Unidos primero por ese lugar para preservar el proceso.

En 2009, Guzmán y otros líderes del grupo criminal fueron acusados de conspiración por importar más de 264.000 libras de cocaína en los Estados Unidos entre 1990 y 2005. También son señalados de compartir la información sobre rutas de droga y obtener la sustancia ilegal varias organizaciones colombianas. Incluso enfrentan delitos por asesinato.

En México, 10 procesos pendientes

En tanto, en México, en conferencia de prensa, el subprocurador de la PGR Alberto Elías Beltrán dijo que “El Chapo” Guzmán tiene 10 procesos pendientes con la justicia mexicana, los cuales se suspenden con la extradición. Al terminar su sentencia en Estados Unidos, dijo, regresará a México a continuar con sus procedimientos.

“En el gobierno mexicano, tiene 10 casos por diversos delitos como pueden ser delitos contra la salud, delincuencia organizada, lavado de dinero, entre otros”, dijo Beltrán.

“Sin embargo, estos se suspenden en términos de la legislación mexicana y en cuanto él cumpla su sentencia regresará a ser procesado”.

FUENTE