image

 

El cantante Chris Brown y su equipo se han convertido en el centro de una investigación policial después de que una mujer les acusara de expulsarla del autobús de su gira “por la fuerza” tras negarse a entregarles su teléfono móvil.

El incidente habría tenido lugar a la puerta del club de striptease Platinum 84 de Denver (Estados Unidos), donde Chris se encontraba rodando un videoclip junto a French Montana y Fetty Wap en el que no participaba la demandante. La mujer, cuya identidad se desconoce, ha presentado una denuncia por asalto en tercer grado en la que afirma que su móvil se rompió durante el altercado.

Ahora la policía quiere interrogar a Chris y a sus acompañantes después de tener acceso a los vídeos de las cámaras de seguridad situadas en el exterior de club en el que se puede ver a la mujer saliendo del autobús del cantante, según informa el portal TMZ.

Este último encontronazo de Chris con la justicia llega poco después de que un juez le concediera la custodia compartida de su hija Royalty (15 meses), fruto de su breve romance con Nia Guzmán, tras contratar supuestamente a más personal de seguridad para garantizar que no se produzca ningún accidente durante su gira ‘One Hell Of A Nite’ y demostrar así que la madre de su pequeña se equivoca al afirmar que su estilo de vida no es el adecuado para ejercer de padre de Royalty.

Ahora Chris y Nia se turnarán para ocuparse de su hija cada cuatro días hasta que consigan llegar a un acuerdo de custodia permanente, tal y como les ha ordenado hacer el juez. Si no consiguen llegar a un acuerdo al respecto tendrán que regresar a la Corte para que un juicio decida sobre sus planes de custodia a largo plazo.

Fuente