colegios
La presidenta de la Unión Dominicana de Instituciones Educativas Privadas (UDIEP), Olga Espaillat, justificó ayer las alzas que experimentarán las tarifas de los colegios para el año lectivo 2015-2016.Espaillat enumeró los gastos que cada año asumen los propietarios de centros educativos, entre los que citó el pago de nómina mensual y capacitación de los maestros y el personal auxiliar, así como el mantenimiento de infraestructura, mobiliarios y equipos.

Al hablar en nombre de 26 asociaciones de centros privados de distintos puntos del país, Espaillat no especificó a cuánto asciende exactamente el incremento previsto y que la Federación de Padres (Fedepadres) estima entre un 6 y un 15%.

No obstante, la dama afirmó que el mismo depende de las condiciones socioeconómicas de los 4,845 colegios privados que hay diseminados en toda la geografía nacional, donde estudia el 24% de la matrícula estudiantil nacional.
Aseguró que cada vez que se produce un aumento la institución evalúa los cambios que piensa adoptar y en base a ello, elabora un presupuesto en el que justifica cada una de las partidas, para posteriormente someterla al Ministerio de Educación y a las asociaciones de padres.

“Hay centros que dejan sus cuotas iguales, otros las han rebajado y otros las han aumentado. Es algo muy variable que no está encasillado ni establecido. Pero los padres son muy sabios al elegir, y al final, van al centro que entienden es el correcto para formar a sus hijos”, indica.

En una conversación vía telefónica con elCaribe, la representante de los colegios privados, dejó claro que la educación es un servicio muy costoso, al punto que el Gobierno invierte el 25% de su presupuesto en la educación pública.

En ese sentido, trajo a colación un discurso pronunciado en julio del año pasado por el presidente Danilo Medina, en el que revelaba que la matrícula anual de cada alumno del sector público le cuesta al Estado RD$70 mil. “Estamos hablando que el costo es más alto, incluso que el colegio más caro de la provincia de Moca, donde la matrícula anual cuesta RD$45 mil”, comparó Espaillat.

Negó que la educación se haya convertido en un negocio como proclaman los padres de familia, que en muchos casos tienen que endeudarse, para encarar los gastos de cada año escolar.“¡Muéstreme cuáles son los directores de centros educativos que son millonarios!, replicó Espaillat, tras afirmar que contrario a ese argumento la educación es un acto de amor, que requiere de compromiso, responsabilidad y seguridad”.

FUENTE