Comer lento-salud-Raccoonknows.jpg

 

No solo somos lo que comemos, también como lo hacemos influye mucho en nuestra salud digestiva, en esta nota te lo explicamos mejor.

La Universidad Cristiana de Texas realizó un estudio, publicado en Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics, el cual indica: ingerir despacio aporta significativamente a la salud de nuestro organismo, pues ayuda a eliminar el estrés de la cotidianidad.

Cuando se sigue esta indicación, se consume, además, mayor cantidad de agua y menos calorías; se dedica más tiempo para agradar al paladar y al olfato; aumenta la sensación de saciedad y hay menos molestias digestivas. Por si fuera poco, hacerlo lento permite disfrutar el gusto, la textura, el aroma y color de los alimentos.

Fuente