image

 
Escondernos siempre detrás del maquillaje no es la mejor solución. Si tu cara está roja o quizá irritada es el momento para que abordes el problema cuanto antes y mirarlo de frente. Lo primero es lo primero y deberás preguntarte por qué tienes la cara roja. ¿Hay algo que te está causando ese enrojecimiento y que estés pasándolo por alto?

¿Qué causa el enrojecimiento facial?Pueden ser causas como la rosácea, el acné y el eccema ya que causan enrojecimiento crónico mientras que las quemaduras solares, la vasculitis, las alergias a los alimentos, las picaduras de insectos e incluso la sensibilidad estética pueden causar un horrible enrojecimiento facial. Así que lo primero que tendrás que hacer es prestar atención para saber qué es lo que te está causando el problema. Tu cuerpo te habla y tienes que fijarte.

Mejora tus rutinas de belleza Si tienes la piel roja o enrojecida es porque tienes la piel sensible. Si tienes acné, eccemas o alergias, es importante saber qué lo ocasiona para evitar el problema. El enrojecimiento es un signo de irritación por lo que no podrás ignorarlo.

Tendrás que buscar productos etiquetados para la piel sensible y optar SIEMPRE por fórmulas suaves que no contengan perfume.

Si no eres capaz de decidir qué limpiador facial debes conseguir, tendrás que buscar palabras clave en la etiqueta para no equivocarte. Por ejemplo tendrás que buscar un producto tenga un nivel de pH neutro. Busca las ceramidas y la glicerina ya que ambas son formas ultra suaves para eliminar bacterias y atraer la humedad.

Incluso si se trata de enrojecimientos casuales o brotes de acné que salen de tanto en tanto, es importante que no exageres en el uso de productos en lucha contra el acné ya que si usas demasiado ácido salicílico o peróxido de benzolio sólo lograrás que tu cara esté más roja y que tu piel se seque y salgan más granos. Es un círculo vicioso que dudo que quieras entrar.

Ingredientes naturales para la mejora de tu pielHay bastantes ingredientes naturales que te ayudarán a que tu piel tenga un mejor aspecto y lo mejor de todo, es que la mayoría los puedes encontrar en tu cocina. Son productos naturales y además, económicos.

Por ejemplo, la avena es increíble para tu piel porque además de ser buena para todo, te ayudará a que los eccemas y las quemaduras solares se mantengan a raya. La avena ayudará a calmar tu piel, ya que es excelente para las irritaciones.

Otro ejemplo es la leche, ya que si haces una mezcla de mitad de leche y mitad de agua podrás untarlo en la piel de tu rostro y de tu cuello con algodón y al enjuagar, notarlas el efecto calmante. Puedes usar la leche como un tóner natural dos veces por semana y tendrás una piel radiante. Si quieres que quede perfecto, sólo tendrás que añadir un poco de miel.

Fuente