image

 

La celulitis es uno de los problemas estéticos que más afecta a las mujeres de todas las edades y razas, sin importar el peso que tengan.

Es cierto que aquellas que tienen sobrepeso u obesidad tienen un mayor riesgo de desarrollar este trastorno en forma crónica, sin embargo, también se ha encontrado cierto grado en aquellas de complexión delgada.

Conocida también como “piel de naranja”, por su textura grumosa, está definida como la acumulación de tejido adiposo en determinadas zonas del cuerpo, la cual forma nódulos de grasa, agua y toxinas que se reflejan en pequeños hoyuelos.

En la actualidad se han desarrollado muchos tratamientos y técnicas que han permitido hacerle frente a esta condición para mejorar el estado de la piel; no obstante, algunos de ellos son muy costosos y están fuera del alcance de muchas.

La buena noticia es que hay alternativas naturales para atenuarlo y disminuir su molesta apariencia.

Hoy vamos a compartir 4 excelentes cremas reafirmantes naturales que puedes preparar en casa para complementar tu tratamiento contra la celulitis.

1. Crema anticelulitis de café

El café se ha convertido en el ingrediente activo de muchos de los productos de belleza convencionales, ya que se ha demostrado que tiene importantes propiedades para mejorar la salud de la piel.

En esta oportunidad lo vamos a aprovechar en su estado natural, para reducir la celulitis gracias a su alto contenido de cafeína, compuesto que mejora la circulación y facilita la eliminación de toxinas.

Ingredientes
¼ de taza de café
¾ de taza de aceite de oliva (170 g)
1 taza y media de azúcar (300 g)

¿Cómo elaborarla?

Mezcla los ingredientes en un recipiente limpio, hasta obtener una pasta espesa y pegajosa.
Aplica el contenido sobre las áreas que quieres tratar, masajea y déjalo actuar durante 10 minutos.
Para buenos resultados la debes hacer como mínimo 3 veces por semana.

2. Crema anticelulitis de aceite de coco

El aceite de coco se ha ganado la fama como hidratante natural por su capacidad para humectar la piel y repararla.

En este tratamiento anticelulitis se combina con las propiedades de dos cítricos ricos en antioxidantes que ayudan a estimular el sistema linfático para eliminar las toxinas y mejorar el estado de la piel.

Ingredientes
7 gotas de esencia de limón
1 cucharada de jugo de pomelo (15 ml)
6 cucharadas de aceite de coco (90 g)

¿Cómo elaborarla?

Combina todos los ingredientes en un recipiente y remuévelos hasta formar una pasta homogénea, que tenga la consistencia de una crema o gel.
Antes de aplicarla limpia las zonas con celulitis, con el fin de que la crema penetre bien.
Toma la cantidad necesaria de la crema y aplícala con suaves masajes circulares.
Utilízala, por lo menos, 3 o 4 veces por semana.

3. Crema anticelulitis de romero y semilla de aguacate

El aceite de romero es un ingrediente que activa la circulación sanguínea, lo que apoya la reducción de celulitis.

En este caso ha de ser combinado con la semilla de aguacate, una parte del fruto que concentra antioxidantes y otros importantes nutrientes que hacen de este remedio un anticelulítico natural, ideal para refirmar la piel y lograr una apariencia más tersa.

Ingredientes
Aceite de romero
Semilla de aguacate
2 cucharadas de agua (30 ml)

¿Cómo elaborarla?

Utilizando un martillo o algo pesado, pulveriza las semillas de aguacate hasta obtener pequeños trozos.
Mézclalo con agua y con el aceite de romero para crear una crema espesa.
Aplícalo en piernas y glúteos con suaves masajes para que el aceite penetre bien.
No olvides leer: Tratar la celulitis con alcohol de romero

4. Crema anticelulitis de aloe vera

El aloe vera es un ingrediente que nutre, tonifica y repara para mejorar el estado de la piel en poco tiempo.

Esta crema anticelulitis aprovecha todos sus nutrientes para atenuar el problema y, de paso, proporcionarle más elasticidad a la piel.

Ingredientes
1 vaso de pulpa de aloe vera
1 cucharada de azúcar (15 g)
3 cucharadas de aceite de oliva (75 g)

¿Cómo elaborarla?

Extrae el gel de una penca de aloe vera y mézclalo en un recipiente con una cucharada de azúcar y 3 de aceite de oliva.
Tras obtener una consistencia cremosa, limpia la parte que quieras tratar y aplica el producto con masajes circulares que faciliten su penetración en la piel.
Repite este tratamiento como mínimo 3 veces por semana para obtener buenos resultados.

Fuente