image

 

En respuesta a tales problemas se han desarrollo diferentes artículos de belleza capilar, los cuales contienen sustancias beneficiosas que ayudan a nutrirlo, repararlo y protegerlo de todos esos efectos negativos.

Entre esto nos encontramos con el famoso sérum, cuyos componentes mejoran la calidad de la melena en muy poco tiempo; si bien se puede encontrar en presentaciones comerciales, también hay varias recetas caseras para ahorrar dinero y evitar los químicos agresivos.

¿Qué es un sérum natural?

El término sérum significa “suero” y consiste en un producto concentrado y nutritivo que tiene como principal función reparar en profundidad tanto la piel como el cabello.

En este caso las fórmulas caseras están diseñadas para proteger y nutrir el pelo, que suele ser la parte más afectada por culpa de los cambios bruscos de clima o la exposición a otros factores ambientales.

La aplicación de estas recetas le dan vitalidad a la melena pero, sobre todo, la protegen para no tener que sufrir daños posteriores.

Lo mejor es que son bastante económicos y libres de químicos, por lo que no tienen efectos negativos.

Sérum para revitalizar el cabello

Esta mezcla de ingredientes crea un producto con muchos beneficios para el cabello dañado, en especial si sufre de sequedad o puntas abiertas.

Ingredientes

4 cucharadas de aceite de coco (60 g)
8 cucharadas de aceite de rosas (120 g)
1 frasco

Preparación

Introducir los ingredientes en el frasco y agitarlos para que se integren bien.
Modo de aplicación
Tomar unas cuantas gotas del sérum y aplicarlas sobre el cuero cabelludo y las puntas.
Utilizar a diario, durante 2 semanas.

Sérum para nutrir el cabello seco
Aceite de aguacate

Cuando el cabello sufre de sequedad suele lucir opaco y es muy difícil lograr que su textura sea sedosa y manejable.

Gracias a la siguiente combinación de ingredientes se podrá empezar a hidratar todos los días para proporcionarle los nutrientes que necesita.

Ingredientes

2 cucharadas de aceite de jojoba (30 g)
2 cucharadas de aguacate (30 g)
2 cucharadas de aceite de coco (30 g)
1 frasco

Preparación
Verter todos los aceites en un pequeño frasco de vidrio, preferiblemente oscuro, y agitar para que queden bien mezclados.
Modo de aplicación
Untar sobre el cabello y cuero cabelludo una pequeña cantidad de la mezcla.
Dejar actuar toda la noche y enjuagar el día siguiente con el champú regular.
Repetir su aplicación todos los días durante 2 o 3 semanas.

Sérum para combatir la caspa

La caspa es un problema capilar muy difícil de combatir ya que suele reaparecer pese a la aplicación de tratamientos.

Con el uso moderado de este sérum se podrán controlar sus síntomas para darle al cabello una apariencia más saludable y fresca.

Ingredientes

4 cucharadas de aceite de jojoba (60 g)
2 cucharadas de aceite de menta (30 g)
1 frasco

Preparación
Mezclar los dos ingredientes en un pequeño frasco de vidrio y asegurarse de que quedan bien mezclados.
Modo de aplicación
Humedecer el cabello y aplicar el producto con un suave masaje por todo el cuero cabelludo.
Repetir su aplicación como mínimo 3 veces a la semana.

Sérum antioxidante
aceite uva

Este sérum rico en compuestos antioxidantes ayuda a reparar los daños causados por los radicales libres en la estructura capilar.

Su elevado aporte de vitamina E revitaliza la melena y le proporciona un brillo incomparable.

Ingredientes

4 cucharadas de aceite de semillas de uva (40 g)
1 cucharada de aceite de lavanda (10 g)
1 frasco

Preparación
En un frasco limpio y oscuro mezclar los dos ingredientes hasta obtener un aceite homogéneo.
Modo de aplicación
Todas las noches, antes de ir a dormir, aplicar la cantidad suficiente de sérum antioxidante desde la raíz hasta las puntas.
Repetir su uso todos los días, durante 2 semanas.

Lo idóneo es elegir el sérum más adecuado para las necesidades que tiene el cabello. Todos son bastante económicos y se pueden usar de forma regular para mantener la melena suave, abundante y fuerte.

No obstante, su uso se debe realizar durante el tiempo aconsejado y de forma regular, ya que podría provocar alteraciones por el exceso de grasa que proporcionan los aceites.

Fuente