image

 

El dolor en los huesos suele ser menos común que las dolencias de tipo articular o muscular pero, al igual que estas, disminuye la calidad de vida y puede impedir la realización de diferentes actividades cotidianas.

El origen de este tipo de síntoma es diverso pues puede estar provocado por una infección, una enfermedad crónica, algún tipo de lesión o fractura. El hecho es que, independientemente de su causa, experimentarlo puede ser un motivo suficiente de incapacidad y, a la larga, puede dar lugar al desarrollo de afecciones más peligrosas.

Cualquier tipo de dolor o tensión en uno o varios huesos debe ser consultado con un especialista para determinar su origen y recibir el respectivo tratamiento. No obstante, también se pueden tener en cuenta algunas recomendaciones para reducirlo de forma natural.

Té de ortiga

Por su alto poder diurético, la ortiga es una planta que ayuda a disminuir esta dolencia al facilitar la eliminación de líquidos retenidos en las articulaciones inflamadas.

Contiene cantidades importantes de calcio y magnesio, minerales esenciales para fortalecer la salud ósea.

Lo mejor de tomarla es que también le aporta al cuerpo beneficios para la sangre, el estómago, el canal intestinal, los riñones y los pulmones.

¿Cómo tomarlo?

Preparar una decocción de la raíz seca de ortiga en un litro de agua y tomar 3 tazas al día.
Te recomendamos leer: Remedio con ortigas para aliviar el dolor articular

Té de ulmaria

Esta fabulosa hierba tiene una importante acción sobre el sistema circulatorio y también actúa como un diurético y antiinflamatorio natural.

Beber de tres a cuatro tazas al día de su infusión puede servir como apoyo para prevenir y disminuir el molesto dolor en los huesos.

¿Cómo tomarlo?

Tomar un puñado de hojas de ulmaria secas y hervirlas durante 7 minutos en medio litro de agua. Se toma una taza después de cada comida principal.

Esta infusión está contraindicada para menores de 15 años, personas con problemas de coagulación y mujeres embarazadas.

Ácidos grasos omega 3

Los ácidos grasos omega 3, presentes en grandes cantidades en alimentos como el pescado azul, las semillas, los frutos secos y el aceite de oliva, tienen una acción positiva en el tratamiento del dolor y la inflamación ósea.

¿Cómo tomarlo?

Para absorber la cantidad suficiente de omega 3 se aconseja comer, como mínimo, 2 porciones de pescado a la semana.
Otra opción consiste en tomar un suplemento de alta calidad.

Leche

Según el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Muscoesquléticas y de la Piel, le leche es una fuente de calcio y vitamina D, nutrientes con un papel determinante en la prevención de la pérdida de masa ósea y el desarrollo de enfermedades crónicas como la osteoporosis.

¿Cómo tomarla?

En primer lugar, se debe determinar si se es intolerante a la lactosa. Si es así, se debe descartar por completo este remedio.

En caso de no tener problemas con la leche se pueden consumir uno o dos vasos al día, preferiblemente baja en grasa.

Batido de fresa y naranja

La vitamina C que aportan tanto la fresa como la naranja es esencial en la prevención de la inflamación y para el fortalecimiento de los cartílagos que recubren los huesos.

En este batido natural se potenciarán sus efectos con leche de soja enriquecida, la cual supondrá un aporte importante de calcio y magnesio, minerales esenciales para mantener la densidad ósea.

Ingredientes

8 fresas
2 cucharadas de jugo de naranja (20 ml)
⅔ de taza de leche de soja enriquecida (170 ml)

¿Cómo tomarlo?

Para empezar, se lavan bien las fresas y se procesan en la licuadora con el resto de ingredientes.
Cuando el batido esté listo, se toma sin colar a cualquier hora del día.

Especias

La cúrcuma o el jengibre son perfectos para reducir el dolor y la inflamación gracias a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias.

¿Cómo tomarlas?

Tanto la cúrcuma como el jengibre se pueden añadir a jugos, ensaladas y diferentes comidas. No obstante, para disminuir el dolor, se aconseja su consumo en forma de infusión.
Ver también: Las 10 súper especias que protegen tu cuerpo

Col rizada

El consumo frecuente de este vegetal es un gran apoyo para fortalecer los huesos, en especial cuando tomar lácteos no es una buena opción.

La col rizada contiene cantidades importantes de calcio y vitamina K, ambos esenciales para la prevención de la osteoporosis y otras afecciones de los huesos.

¿Cómo tomarla?

Se puede incluir en ensaladas, batidos naturales o preparar en forma hervida.

Fuente