San Isidro

SANTO DOMINGO ESTE. Diario Libre fue testigo de los “malabares” que realizan los conductores que transitan por la autopista Coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez (San Isidro), para evadir los hoyos, algunos con agua estancada, que se han formado como consecuencia de los trabajos de ampliación de la vía.

“Ahí se han destruido carros, y se han producido accidentes. Esos hoyos, ya usted sabe, la gente tiene que estar esquivándolos”, opinó el mecánico Miguel Marte.

Los consultados coincidieron en que las autoridades encargadas del proyecto se han descuidado, al punto que mantienen paralizada la rehabilitación.

“Esos hoyos me tienen el carro desbaratado. A veces tengo que darle un jalón (sic) al guía. Llega uno desbaratado a la casa”, expresó el chofer de carro público, José Sánchez.

El motorista Martín Quiñones comentó que varios hoyos han sido reparados, y otros se han formado “de repente”.

“Mira todo el tiempo que tienen ampliando la autopista, y no resuelven. Esto ha empeorado todo”, dijo Luis Del Monte.

Se recuerda que el Ayuntamiento de Santo Domingo Este (ASDE), el Ministerio de Obras Públicas y la Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD), destinan una inversión de RD$200 millones para la extensión de la avenida.

FUENTE