Explosion-NTSB-East Harlem-Manhattan-Raccoon-Knows

NUEVA YORK – El informe de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) sobre la investigación que realizó de la explosión en East Harlem responsabiliza principalmente a la empresa ConEdison por la tragedia que dejó ocho muertos en marzo de 2014, aunque también señala como responsable a una agencia de la ciudad.

La NTSB reveló este martes su reporte durante una reunión en Washington, en el cual se indica que una deficiente soldadura en un segmento de tubería, que ConEd instaló en 2011, causó la explosión.Ravindra Chhatre, investigador en jefe de la NTSB, explicó que el 60% de la soldadura, realizada a una tubería ubicada frente al edificio situado en 1642 de la avenida Park, estaba incompleta y defectuosa a raíz de una inadecuada preparación de la superficie antes de hacer el trabajo.

“¿Una soldadura de calidad habría evitado el accidente?”, cuestionó una miembro de la Junta Directiva de la NTSB, a lo que Chhatre respondió: “Si, absolutamente”.En marzo, la agencia determinó que las tuberías de plástico (línea de servicio) instaladas por ConEd en 2011, que reemplazaron una sección de hierro fundido de 69 pies de esta línea maestra que data de 1887, no fueron sometidas a una prueba de presión neumática para descartar fugas de gas, contrario a los requerimientos federales.

La pesquisa reveló que la defectuosa red de alcantarillado y el hundimiento en un sector de la calle en la zona de la tragedia no influyeron en la deficiencia del sistema de tubería de gas de ConEd, contrario al argumento de la demanda contra la ciudad presentada por la compañía de servicio eléctrico la semana pasada. Sin embargo, en su informe la NTSB indicó que el Departamento de Protección Ambiental sí tenía cierta responsabilidad por su negligencia al tardar más de ocho años en reparar el hundimiento en la calle.En un intento por culpar a la ciudad, ConEd sostuvo en documentos de corte que oficiales del Departamento de Transporte (DOT) ignoraron informes sobre el deterioro en la infraestructura en la avenida Park entre las calles 116 y 117, lo que “causó daño físico a las instalaciones de gas y fue el principal factor causal del incidente”.

La empresa se basó en una explicación preliminar que habían dado los expertos de la NTSB en la que sugerían que la erosión del suelo a raíz de una fuga de agua desatendida pudo provocar debilitamiento en las tuberías.Amy Spitalnick, portavoz de la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB) de la ciudad, recalcó que las recomendaciones de la NTSB se enfocaron en la negligencia de ConEd. “La ciudad cree firmemente, y los hechos lo afirman, que los daños en el sistema de alcantarillado no jugaron un papel determinante en la explosión”, sostuvo. “El informe apunta a que la explosión fue causada por una instalación incorrecta de ConEd a manos de un trabajador no certificado”.

El año pasado, la NTSB encontró que el capataz de ConEd responsable de la instalación de 2011 no estaba calificado para hacer el trabajo.Spitalnick aseguró que NYC tomó medidas para investigar y reparar la infraestructura dañada al crear una nueva unidad encabezada por un ingeniero profesional con 30 años de experiencia en la construcción de alcantarillado.Pero ConEd se defendió dejando en claro que no todos los investigadores llegaron a la misma conclusión acerca de fallas en la infraestructura. “Nuestros investigadores creen que la separación de una sección fundida de la tubería de gas de plástico ocurrió durante las actividades de excavación después de la explosión”, dijo Allan Drury, portavoz de ConEdison.

“Estamos de acuerdo con muchas de las recomendaciones de la NTSB, y muchas medidas nuevas de seguridad de gas y de control de calidad que ya están en marcha”.Los investigadores de la NTSB indicaron que la ruptura de las tuberías de agua fue resultado de la explosión.La pesquisa de la agencia federal, que tomó más de un año, encontró además que durante los trabajos de 2011, la agencia de servicios no instaló válvulas de cierre de emergencia en la línea maestra, lo que dificultó cortar el suministro de gas luego de la tragedia del 12 de marzo de 2014. “El gas continuó fluyendo por más de cuatro horas”, indicó Chhatre, investigador en jefe.

En un recuento de hechos, los investigadores anotaron que la explosión ocurrió a las 9:30 am, pero el suministro de gas se interrumpió a eso de la 1:45 pm.Pudieron salvar vidasEl informe de NTSB también indicó que los residentes de la zona de la tragedia percibieron un fuerte olor a gas la noche antes de la explosión, pero no lo reportaron. También advirtieron que ConEd había recibido una llamada a las 9:06 a.m. del 12 de marzo de 2014 alertado de un olor dentro y fuera de uno de los edificios destruidos por la explosión, pero el personal esperó 13 minutos antes de alertar a los bomberos.Cuando el FDNY solicitó la dirección del lugar, la voz al teléfono del servicio de ConEdrespondió “Espera, no, lo siento, vuelvo a llamar ahora”, pero no lo hizo.Los investigadores dijeron que los bomberos habrían tenido unos 15 minutos para evacuar a los residentes de los edificios colapsados si ConEd no hubiera fallado en alertarlos.

“Me duele tanto saber que mi tía y mi prima pudieron salir con vida ese terrible día, pero la negligencia fue su tumba”, manifestó Anel Rodríguez Barrios, sobrina de Rosaura Barrios, quien murió en la tragedia con su hija Rosaura Hernández.  “Sólo pido justicia. Que las muertes de mi tía y mi prima no queden sin castigo”.

“Como era de esperar, este trágico suceso parece ser el resultado de la negligencia tanto de la Ciudad de Nueva York  como de ConEdison”, dijo Stavros Sitinas, abogado de deLiseth Pérez, editora de El Diario quien residía en uno de los edificios colapsados y cuyo esposo, Andreas Panagopoulos, falleció en la tragedia. “El siguiente paso es llevar a cabo a estos dos responsables a la corte, no sólo por sus acciones, sino también sus inacciones. Estas víctimas merecen justicia y no nos rendiremos hasta que se logre”.

FUENTE