Alimentos-Alimentos frisados-Raccoonknows.jpg

 

La congelación de alimentos es una técnica que permite conservar y mantener los alimentos. Surgió hace millones de años cuando se utilizaba nieve y hielo para conservar las presas casadas. En la actualidad es aplicable a todo tipo de alimento incluyendo carnes, pescados, alimentos precocinados, frutas, verduras, entre otros.

El proceso de congelación convierte el agua que poseen los alimentos en hielo a medida que la temperatura disminuye. Esto permite que toda actividad bioquímica interna se detenga sin afectar la calidad, presencia y sabor del producto.

La cadena de frío no se debe interrumpir hasta que, como mínimo, el alimento haya alcanzado una temperatura de -3°C.

Condiciones para proceso de congelación

Para lograr un buen proceso de congelación es necesario que los alimentos se encuentren bien tapados; y para aquellos que posean un envoltorio, este debe ser resistente a bajas temperaturas para evitar que se rompan.

El congelador no se debe llenar mucho, debe poder cerrarse sin ningún problema. Además se deben ubicar de manera ordenada y se debe evitar abrirlo, a menos que ya hayan pasado unas horas, solo así no se interrumpiría el proceso de congelación.

Debe evitarse que se formen pequeños cristales de hielo porque esto podría deformar el alimento, romper el envoltorio y hacer que los alimentos se quemen o se sequen por las bajas temperaturas.

La calidad de los equipos es importante también, no tendrán el mismo efecto ni requerirán el mismo tiempo de congelación aquellos que sean modernos. Cada una de las estrellas que tienen los congeladores en la parte superior de la puerta principal equivale a -6°C, más estrellas más calidad.

Si sois de las personas que os gusta cocinar y congelar para tener comida preparado para toda la semana, o si compráis ofertas en los supermercados y congelais para sacar dichos alimentos en momentos futuros, es recomendable que optéis por buenos congeladores. En los catálogos de maquinaria de hostelería encontraréis congeladores de muchos tipos, de diversos tamaños, pero todos ellos con una calidad excelente para guardar alimentos durante mucho tiempo. Es la mejor opción para asegurarnos que los alimentos que congelamos se mantienen perfectamente durante semanas o incluso meses.

Ventajas

Congelar los alimentos ayuda a preservarlos de los patógenos, que aunque no desaparecen, su actividad enzimática se ralentiza evitando que se echen a perder los alimentos.

Contribuye a prevenir bacterias helmintos, hongos y levadura que se encuentran normalmente a temperatura ambiente.

El proceso de congelación realizado correctamente garantiza una máxima higiene, calidad y seguridad de los alimentos.

Fecha de caducidad

La congelación no interfiere en la fecha de caducidad, cada alimento tiene una fecha para la cual pierden las vitaminas y las grasas se vuelven rancias. Usualmente se aconseja anotar la fecha de caducidad del alimento y conservarlo como máximo seis meses después.

Los nutrientes y la congelación

Los alimentos que contienen vitamina C, como las frutas rojas y verduras,son más sensibles a la congelación pues cuando se realiza el proceso inverso pierden hasta un 15% del contenido de este nutriente. Mientras mas dure el proceso de congelación más nutrientes escasean. En el caso de las carnes y pescado el proceso de descongelación no ocasiona pérdida alguna de vitaminas y minerales.

En aquellos alimentos para los cuales se rompe la cadena de frío las cualidades nutritivas se pueden ver afectadas, ya que esto favorece la oxidación de los mismos formándose un color amarillo junto al enranciamiento de las grasas.

Necesidad de congelar los alimentos

Aquellos alimentos que se congelan además de estar protegidos a patógenos que los pueden contaminar, les permiten mantener todas sus cualidades nutricionales y organolépticas sin tener la necesidad de añadir químicos.

Además con esto se logra aprovechar al 100% los productos. Constituye una opción económica pues permite conservar todo tipo de alimento sin que pierdan muchas propiedades; y favorece una dieta equilibrada a lo largo de todo el año.

Consejos

Para lograr un buen proceso de congelación es necesario garantizar que los alimentos se encuentren bien envasados y sin roturas. Además deben encontrarse limpios, y aquellos que ya estén congelados previamente deben encontrarse sin escarcha alguna y tampoco deben estar blandos pues esto indica que la cadena de frío fue interrumpida.

Los alimentos no se deben poner calientes en el congelador ya que aumentaría la temperatura del mismo y afectaría al resto de los alimentos.

También estos deben mostrar la fecha de congelación y la cantidad total; así como instrucciones de como consérvalo y prepararlo.

Fuente