image

 
“Mujer barbuda y tatuada. Activista por la confianza corporal. Activista anti-bullying. Hermosamente diferente”, así se describe a sí misma Harnaam Kaur en su cuenta de Instagram, donde podemos ver cientos de fotos de ella haciendo alarde de su poblada barba.

Pero Kaur no siempre fue tan segura de sí misma, mientras crecía fue víctima del bullying debido a su notable vello facial.

“Yo era el patito feo en mi grupo de amigos. Recuerdo ser agredida por muchas personas en la escuela primaria y en el secundaria. Los abusadores hicieron de mi vida un infierno viviente todos los días. No disfruté mi educación, siento que no logré alcanzar todo lo que hubiese podido por todo el bullying que enfrenté”, dijo Kaur a People.

Tal fue el acoso sufrido por esta chica, que incluso llegó a considerar el suicidio.

“Un día decidí realmente terminar con mi vida. Tenía las pastillas listas”, señaló.

Sin embargo, no consiguió seguir adelante con su plan.

“Decidí convertir toda esa energía negativa en energía positiva… Quería vivir una vida feliz, y tomé la decisión de mantener mi barba y aceptar mi cuerpo de la forma en que fue creado”.

Y eso es lo que ha hecho, en cada una de sus fotografías la vemos realmente segura de sí misma y feliz con su vida y junto a sus amigos.

“Siento que mi apariencia me empodera y me fortalece para caminar por el mundo, sabiendo que me levanto por la diversidad en la belleza. Creo que no podemos etiquetar lo que es perfecto en la sociedad estos días, pues todas las personas son diferentes unas de otras. Es hermoso ver gente que se acepta por quienes son sin importar cómo luzcan”.

Y a pesar de tener una gran barba, Kaur no deja de lado su femineidad.

“Me permito comprarme vestidos hermosos, uso maquillaje y me hago las uñas. Soy una mujer con una barba y lo celebro en grande”, dijo.

Fuente

image

 

image

 

image