Hiperplasia Prostática -Benigna-Raccoonknows.jpg

 

El crecimiento prostático benigno, identificado médicamente como Hiperplasia Prostática Benigna, es usualmente un cambio inofensivo en la próstata, el cual en su forma más leve es considerado frecuentemente un fenómeno relacionado con la edad más que una enfermedad.

La Hiperplasia Prostática Benigna (HPB), está actualmente considerado, en su etapa inicial, como un cambio relacionado con la edad más que una enfermedad. Su incremento lineal con el envejecimiento es tal que, aproximadamente 60% de los hombres en sus sesenta años y 80% en sus ochenta años, presentan HPB.

Sin embargo, estudios internacionales afirman que existen grandes vacíos en el conocimiento de esta alteración y su tratamiento por parte de la población general, así como datos básicos sobre su sintomatología, por lo que una buena educación se torna necesaria para reducir la ansiedad y hacer posible un diagnóstico precoz que induzca a un tratamiento acertado y a tiempo.

Las causas que originan el crecimiento benigno de la glándula prostática son desconocidas, sin embargo, se le atribuyen a un desbalance hormonal, que ocasiona el aumento de DHT (Dehidrotestosterona) y Estrógenos.

Una próstata agrandada benignamente produce escasamente quejas al principio. Pero si la proliferación del tejido prostático presiona contra la uretra y obstruye el flujo urinario, se desarrollan los primeros síntomas:
• Disminución del flujo de orina (disminución del calibre del chorro de orina)
• Disminución de la cantidad de orina en cada micción.
• Disminución del vaciado de la vejiga, lo que predispone a infecciones y formación de cálculos y a hipertrofia del músculo detrusor de la vejiga.

Debido a la obstrucción, el paciente con HPB refiere dificultad para orinar, disminución del calibre del chorro de orina, lo cual le toma más tiempo durante la micción. Como la vejiga tiene un vaciado incompleto hay una sensación de ganas de orinar constante (urgencia miccional) con aumento de la frecuencia de las micciones (polaquiuria), que es más frecuente en la noche (nocturia) con ardor para orinar (disuria), lo cual se intensifica si se agrega una infección urinaria

La estasis o acumulación de orina en la vejiga sirve además como caldo de cultivo para el desarrollo bacteriano que predispone a infecciones urinarias e igualmente sirve para la acumulación de sales que forman cálculos. El mismo vaciado incompleto de la vejiga produce goteo post miccional e incontinencia.

Ahora bien, el crecimiento de la próstata puede ser retrasado y la necesidad de una cirugía puede ser rezagada si se logra una intervención inicial con tratamientos efectivos. Las plantas medicinales como selección de tratamiento en la etapa inicial para HPB no sólohan mejorado significativamente la calidad de vida de los hombres con este padecimiento, sino que también reduce los costos asociados con métodos de tratamiento más invasivos.

Las mejores plantas medicinales conocidas de este grupo incluyen raíz picante de ortiga (Urtica dioica), el árbol de ciruela africano (Pygeum africanum), semillas de calabaza, aspen (Populus tremuloides), la fruta de piedra de los repens de Serenoa y ciertos extractos de polen. La ventaja del tratamiento para HPB con plantas medicinales bien investigadas está basada sobre su efecto confirmado, sin la necesidad de considerar los efectos secundarios no placenteros.

El Dr. Freddy Sanguino, Director Médico de Grünenthal Venezolana Farmacéutica, explica que “Prostatonin” es un producto natural que ha probado ser efectivo en mejorar los síntomas derivados de la HPB, disminuyendo la frecuencia nocturna urinaria e incrementando el flujo de orina. Esta condición puede estar presente en más del 50% de los hombres mayores de 50 años y este tratamiento además de efectivo es bien tolerado”.

La combinación estandarizada del extracto de Pygeum africanum y Urtica dioica, muestra el mismo mecanismo de acción al igual que ciertas drogas preparadas por síntesis químicas. Entre otros efectos, inhibe la conversión desfavorable de la hormona sexual masculina testosterona en su derivado dehidrotestosterona (DTH), el cual es en gran medida responsable por la proliferación del tejido prostático.

Debido a que esta preparación combinada también ejerce acciones desentumecedoras y anti inflamatorias, el efecto del tratamiento sobre las quejas es frecuentemente detectable de horas a días después de la primera ingesta, lo cual no es siempre el caso con las drogas convencionales.

“El número de hombres afectado de acuerdo a las cifras y extrapolándose a Venezuela es de aproximadamente: 1.500.000 hombres de acuerdo al censo de 2001, – recalca el Dr. Sanguino – los cuales pueden beneficiarse del producto y evitar la progresión de la enfermedad que ameritaría procedimientos quirúrgicos u otros tratamientos médicos menos tolerados”.

“La confianza la da su eficacia comprobada, su perfil de tolerabilidad con mínima incidencias de eventos adversos. Además se consideran como preventivos del cáncer de próstata”.

Fuente