laxantes-Raccoonknows.jpg

 

Según especialistas, los laxantes a pesar de ser de ventas libre y sin receta, son indicados para solucionar problemas puntuales de estreñimiento, derivados de algún padecimiento, para el cual hay un medicamento específico.

Es decir, si tienes gastritis, colitis, diabetes, hipertensión o algún tipo de insuficiencia renal, hay un laxante indicado para tu padecimiento, sin afectar a tu organismo; y regularmente se recetan por diez días máximo.

No son el método efectivo para bajar de peso en pocos días y tampoco es la solución para eliminar la pancita en tres días.

Cuando ingieres laxantes o diuréticos sin medida, para bajar de peso, solo causas estos daños a tu cuerpo:

Efectos agudos:
– Pueden producir diarreas acuosas con severa pérdida de agua.
– Dolor cólico.
– Diarrea en hijos de madres lactantes.

Efectos crónicos:
– Pérdida de la función normal del intestino cuando se usa excesivamente.
– Mala absorción de nutrientes.
– Colon catártico.
– Constipación después de la catarsis.
– Pigmentación oscura de la mucosa rectal.

Exceso de diuréticos…
– Calambres musculares.
– Mareos.
– Debilidad.
– Malestar estomacal.
– Vómitos.
– Visión borrosa.
– Cefalea.
– Agitación.
– Estreñimiento.

La idea es utilizarlos sólo para tratar temas como la constipación o preparación de un examen endoscópico, radiológico o cirugías que lo requieran, el uso inadecuado de estos medicamentos puede causar daños irreparables al organismo.

Fuente