diabetes-embarazo-Raccoonknows.jpg

 

La Doctora Ismenia Salazar Matos, es miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Venezolana de Medicina Interna, gustosamente nos declara en esta exclusiva, acerca de sus consideraciones acerca de la Diabetes en el Embarazo.

“La diabetes es una enfermedad metabólica, de las más frecuentes que afecta a la mujer embarazada, complicando el embarazo. Este embarazo se ha considerado de alto riesgo, debido a sus importantes implicaciones”.

“Esto es de sumo interés, existen personas que son diabéticas antes de estar embarazadas, es simplemente una diabetes que acompaña al embarazo. Nosotros nos referimos a diabetes Gestacional o “Ges”, en personas que por primera vez se les diagnostica la diabetes durante el embarazo”.

“Este descubrimiento puede ser en cualquier momento del embarazo, aunque generalmente ocurre alrededor de la semana 24. En ésta semana porque en ese momento es cuando se ponen en evidencia una serie de hormonas que son producto del embarazo: como los estrógenos placentarios, las cuáles aumentan los niveles de azúcar, haciendo que una mujer que tenga predisposición genética a la enfermedad, logre adquirirla. La exposición genética, está basada en antecedentes familiares de diabetes, madres, padres o abuelos con diabetes”.

¿Cuál es el aporte en éste sentido, del gen autosómico recesivo con penetrancia variable, en un cuadro de embarazada diabética?

“La diabetes Gestacional puede desarrollarse no en todas las pacientes embarazadas, pero sí, en un 30% de las pacientes que tienen antecedentes familiares de diabetes. Esto nos lleva a pensar que existe un componente genético que debe estar participando en el desarrollo de diabetes”.

“Es allí de donde nace la teoría del gen autosómico recesivo, el cual es de carácter familiar y que probablemente, haga que el embarazo exponga a dicha paciente, a la diabetes. Lo importante de todo esto, es que es importante aclarar, que la misma tiene una alta probabilidad de permanecer diabética”.

“Aproximadamente entre un 30% y 50%, puede suceder esto. A estas pacientes se les debe cuidar, hacerles recomendaciones en cuanto a dietas, ejercicios, para que ellas al tener esa predisposición genética, no desarrollen la diabetes”.

¿Por qué llega a afirmarse, que la gestación por sí sola es una condición de estrés diabético?

“Por lo que comentamos anteriormente, en el embarazo, el útero cuando empieza a crecer, en el endometrio se liberan una serie de hormonas que producen una alteración de los niveles de azúcar en sangre. Una persona que no tiene antecedentes familiares ni genéticos para diabetes, probablemente controla esa hiperglisemia, no teniendo necesidad de ningún tipo de tratamiento”.

¿Para el feto, que repercusiones son las más destacables?

“Por ésta hiperglisemia, el feto se ve afectado por la presencia de azúcar en la sangre de la madre, llegando a tener repercusiones muy graves. Una de ellas, quizás la más destacable o más frecuente, es que el bebé aumenta mucho de peso, convirtiéndose en un feto macrosómico, son niños que terminan pesando más de cuatro kilos al final del embarazo”.

“Son niños muy grandes, rojos y robustos, pero no son sanos, debido a que esta hiperglisemia, les aporta una serie de complicaciones. Existe un mayor riesgo de muerte de estos fetos dentro del útero, mayor riesgo de inmadurez pulmonar, también un mayor riesgo de que se dé un trabajo de parto antes de tiempo”.

“Evidentemente como éstos niños, cuando están expuestos en el ambiente materno intrauterino a una carga elevada de azúcar, al salir o llegar al mundo, más bien se quedan sin ese exceso de azúcar, manifestando una patología contraria, o hipoglisemia o descenso del azúcar. Los neonatólogos deben en tal sentido, deben suministrarles terapias de reemplazo”.

Encontré un estudio suministrado por el National Diabetes Data Group, el cual refiere, acerca de las alteraciones del metabolismo glucídico, ¿podría comentarnos al respecto?

“Este es un estudio reciente, en el que para el 2011, se hizo una reclasificación de la diabetes. El límite para definir a un paciente en ayunas, ha de ser por encima de 95. El tratamiento para la diabetes en el embarazo, es la administración de insulina, para corregir la hiperglisemia y la misma tiene un tamaño molecular muy grande, no pasando a la placenta, evitando la generación de malformaciones congénitas en el feto. No así los hipoglisemiantes orales, que aún faltan estudios para ya definirlos como tratamiento aceptado en la diabetes Gestacional”.

¿Cuáles serían los síntomas, manifestaciones clínicas e incluso conducta, de una paciente embarazada con diabetes gestacional?

“Repercusiones directas de la hiperglisemia en el humor, no hay, sin embargo hay que considerar que la madre tiene una complicación en el embarazo y es probable, que esté más tensa que lo normal y esto es lo que probablemente la pareja va a notar. La conducta que se debe tener ante una paciente en éstas condiciones, es brindarle cierta tranquilidad, es importante el control de los niveles de azúcar, evitar el sobrepeso, que la paciente embarazada no se exceda en el peso que ha adquirido durante el embarazo”.

“La diabética debe controlar muy bien su dieta, se sugiere ser evaluada por un nutricionista, una dieta en la que se deben evitar los azúcares refinados, comer sus tres comidas principales y dos meriendas, para evitar esa hambre un poco mayor que se pueda experimentar”.

Fuente