Corea del Norte acusó a Estados Unidos y Corea del Sur de intentar asesinar a su líder, Kim Jong-un, con una “sustancia bioquímica”.

En un poco común reporte de 1.800 palabras, la agencia de noticas norcoreana KCNA dijo este viernes que un “terrible grupo terrorista” conspiró con la CIA y el Servicio de Inteligencia de Corea del Sur (IS) para “cometer un atentado terrorista con bomba dirigido al liderazgo supremo” durante grandes eventos incluyendo un reciente desfile militar.

El reporte afirma que un ciudadano norcoreano está relacionado con el complot, que utilizaría “sustancias bioquímicas incluyendo una sustancia radiactiva y una sustancia venenosa” contra Kim.

El Servicio de Inteligencia de Corea del Sur no respondió a una solicitud de comentario.

La CIA, acusada

El reporte de KCNA afirma que el complot fue “descubierto y aplastado recientemente” y acusó a miembros de la CIA y del Servicio de Inteligencia de Corea del Sur de colaborar con un ciudadano norcoreano para recolectar dinero y armas para realizar “terrorismo patrocinado por un estado”.

Seúl hizo una acusación similar contra Pyongyang en febrero después del asesinato de Kim Jong-nam, supuestamente a manos de agentes norcoreanos.

El medio hermano de Kim Jong-un fue envenenado con el agente nervioso VX en el aeropuerto de Kuala Lumpur, Malasia, y murió camino al hospital.

Corea del Norte ha negado repentinamente cualquier relación con la muerte de Kim.

Historial de acusaciones infundadas

Corea del Norte tiene un historial de propaganda exagerada caracterizada por acusaciones infundadas.

El mes pasado, el diario estatal Rodong Sinmun afirmó que una serie de ejercicios militares conjuntos de Estados Unidos y Australia en el norte de este país eran preparativos para una guerra nuclear contra Corea del Norte y amenazó con lanzar un ataque como forma de represalia.

En tanto, Corea del Sur ha admitido tener planes para matar a Kim.

El año pasado, legisladores dijeron que Seúl “tenía una idea y un plan generales para utilizar sistemas de misiles de precisión para atacar instalaciones del enemigo en áreas principales así como para eliminar el liderazgo enemigo”.

FUENTE