Corea del Norte trató de lanzar un nuevo misil desde la costa este, pero no lo consiguió según indicó Seúl, informó la agencia de noticias AFP. Por ahora se desconoce qué tipo de misil fue el utilizado.

Este lanzamiento se produce solo horas después de que Corea del Norte celebrara el 105 aniversario de su fundador con un gran desfile militar donde mostró sus misiles y advirtió que están “listos para responder con ataques nucleares a cualquier ataque nuclear”, según dijo el vicepresidente de la Comisión de Asuntos de Estado Choe Ryong Hae.

Durante la celebración del Día del Sol, como es conocida este día en el país, miles de soldados de infantería, la Marina y la Aviación desfilaron saludando y mostrando su respeto al líder norcoreano, Kim Jung-un, que sin embargo no realizó ninguna declaración. El régimen aprovechó para demostrar su arsenal: 56 misiles de 10 diferentes clases, transportados por remolques y camiones.Este domingo el vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence llegará a Seúl, en medio de una vorágine política pautada por eventuales enfrentamientos militares entre Estados Unidos y Corea del Norte.

En los últimos días, se temía que Pyongyang decidiera realizar un nuevo ensayo nuclear dentro de su territorio, tal como indicaban algunas fotografías aéreas en las que se veía una “actividad continua alrededor” en una base del norte donde se han realizado previamente otras pruebas nucleares.

 Estos movimientos se producen después de que el presidente Donald Trump haya indicado que se “ocuparía” del caso norcoreano. En una serie de tuits esta semana, el mandatario estadounidense apuntó que el régimen comunista “está buscando problemas” y afirmó que buscará una solución aunque sea sin la ayuda de China.

Ese tema será el eje central de las discusiones que Pence mantendrá con el primer ministro provisorio de Corea del Sur, Hwang Kyo-Ahn, el lunes, y en Tokio, durante las conversaciones con el primer ministro Shinzo Abe. Japón y Corea del Sur están en la primera línea de fuego y pretenden que Washington se mueva con cautela, evitando acciones militares que pudieran desencadenar una conflagración mayor.

De la misma opinión son Pekín y Moscú, quien han tratado de calmar la situación. China incluso llegó a afirmar que quien desate un conflicto bélico en Corea del Norte “deberá pagar el precio”.

Fuente