Corona está pasando por una seria resaca por cuenta de Donald Trump. Tan solo un día después de que Donald Trump fuera elegido presidente, la empresa estadounidense que distribuye Corona recibió un golpe del 7% en el mercado de valores y no se ha recuperado.

Las acciones de Constellation Brands permanecen 10% abajo desde las elecciones, perdiéndose del gran rally Trump de Wall Street.

El declive postelectoral se debe, en gran medida al temor de que la postura agresiva de Trump hacia México rebote contra el portafolio de cerveza mexicano de Constellation: Corona, Modelo y Pacífico.

Constellation es la mayor empresa de cerveza importada de Estados Unidos, así que tiene sentido que los accionistas estén preocupados por las amenazas de Trump para anular el TLCAN, imponer tarifas a las importaciones mexicanas o poner en marcha un “impuesto fronterizo”.

La retórica o políticas migratorias de Trump también podrían dañar a la base de clientes de la empresa cervecera.

Constellation podría perder de 1,5 a 2 millones de consumidores si los trabajadores indocumentados dejan voluntariamente los Estados Unidos debido al incremento en el miedo por el cumplimiento de la ley, estimó el analista de Evercore ISI, Robert Ottenstein.

Estas preocupaciones hicieron que Ottenstein advirtiera a sus clientes tras las elecciones que las acciones de Constellation podrían ser “dinero muerto” en poco tiempo. A largo plazo, él cree que los “inversionistas con el estómago y la paciencia para soportar la incertidumbre por Trump serán recompensados”.

El riesgo inmediato se encuentra en el frente comercial.

Las amenazas de Trump

La semana pasada, Trump reiteró su amenaza a imponer un “impuesto fronterizo” a empresas como Constellation que fabrican en México y venden a estadounidenses.

No es claro exactamente qué signifique ese impuesto fronterizo. El presidente electo podría estarse refiriendo a una tarifa, como el impuesto de 35% que amenazó imponer a General Motors y otros fabricantes automotrices que cuentan con fábricas en México.

Trump también podría estar apuntando a un impuesto de ajuste fronterizo. En teoría, el impuesto de ajuste fronterizo intentaría ayudar al comercio estadounidense al eliminar las exenciones fiscales a empresas que importan productos y otorgarlas a aquellas empresas estadounidenses que exporten sus productos.

Todo esto es importante para Constellation pues casi el 100% de su portafolio de cervezas se importa del extranjero. (La excepción es Ballast Point, la diminuta cervecera de San Diego propiedad de Constellation).

En 2013, Constellation pagó casi 5.000 millones de dólares para adquirir los derechos exclusivos para importar Corona y otras cervezas elaboradas por Grupo Modelo.

Por supuesto, a diferencia de los fabricantes automotrices como Ford, Constellation no puede cambiar las instalaciones de Corona al norte de la frontera para satisfacer a Trump.

“Como saben, nuestras marcas mexicanas importadas solo pueden ser producidas auténticamente en México y vendidas en Estados Unidos”, dijo Robert Sands, director ejecutivo de Constellation durante una conferencia telefónica a principios de este mes.

Wall Street acribilló a Sands con preguntas sobre las posibles repercusiones de las propuestas comerciales y fiscales de Trump. La palabra “impuesto” surgió 46 veces durante la llamada.

Constellation claramente se toma las amenazas en serio. Sands dice que se ha reunido en los meses recientes tanto con Paul Ryan, presidente de la Cámara baja y el líder de la mayoría en el Senado, Charles Schumer, para hablar sobre los planes fiscales y comerciales de Trump.

A pesar de ello, Sands describió “optimismo” sobre el futuro, pues Constellation ya creó un plan de contingencia. Si Trump impone un impuesto fronterizo, Constellation podría minimizar sus nuevos gastos en impuestos al adquirir más materiales de empaque de Estados Unidos, en lugar de México.

Las icónicas botellas de vidrio de Corona podrían generarse con más gas natural estadounidense, en lugar de depender casi en su totalidad del gas natural mexicano.

“No trastornaríamos la cadena de suministro a largo plazo si no es necesario”, dijo Sands, “pero sí tenemos un poco de flexibilidad en lo que podemos hacer”.

Constellation también podría responder aumentando el precio de Corona. La analista Dara Mohsenian de Morgan Stanley predijo que Constellation elevaría el precio de las cervezas hasta en un 5%. La mitad de ese incremento podría llegar a los consumidores mientras que los vendedores y distribuidores absorberían el resto.

Así que, ¿los miedos por Trump son justificados por Wall Street?

Morgan Stanley no lo cree. Mohsenian cree que la liquidización de hecho generó una “oportunidad de compra”, especialmente considerando que Morgan Stanley sólo considera que existe una posibilidad del 30% o 40% de que se implemente el impuesto de ajuste fronterizo.

“Las preocupaciones de los inversionistas son exageradas”, escribió Mosenian.

FUENTE