image

 

Los traumas de la infancia son difíciles de superar, y si no que se lo pregunten a la mejor amiga de la infancia de Mila Kunis, Kristina Karo, que ha presentado una demanda por daños emocionales contra la actriz acusándole de haberle robado su adorada mascota, un pollo llamado Doggie, cuando ambas eran pequeñas.

Según el portal TMZ, la demandante -quien asegura que Mila y ella eran “inseparables” durante su primer año de colegio en Ucrania- afirma en los documentos presentados junto a su demanda que Mila, que solía acudir con regularidad a su casa para jugar con Doggie, confesó haberle robado el animal diciéndole: “Kristina, tú puedes tener otro pollo como mascota, tienes una granja entera llena de ellos”.

La pérdida de su mascota provocó que Kristina -que quería a su pollo como si de un perro se tratara- sufriera un “derrumbe emocional” y acabara necesitando acudir a terapia.

Pero ahora la ucraniana ha vuelto a revivir el trauma de su infancia tras mudarse a Los Ángeles (y por ende estar cerca de Mila) para perseguir su sueño de ser cantante, lo que le ha obligado a buscar de nuevo ayuda profesional.

Kristina -que asegura que la conducta de la actriz le ha impedido conquistar el sueño americano- reclama a la estrella de cine 5.000 dólares para cubrir los costes de su terapia.

Fuente