calle

SANTO DOMINGO. La Junta de Vecinos de Ciudad Moderna, en el residencial Las Praderas del Distrito Nacional, denunció que el Ayuntamiento del Distrito Nacional vendió a una empresa privada una porción de la calle Primera esquina Gustavo Mejía Ricart y un “Cul-de-sac”, en la A Sur del mismo sector.

Aníbal Sánchez Charlot y Martha Santana dijeron que es insólito que un cabildo venta un pedazo de una vía pública a particulares.

Se trata de 30 metros de la calle Principal que se une de manera peatonal con la calle Gustavo Mejía Ricart, y 260 metros de un “Cul-de-sac”. La venta la hizo el cabildo al señor Anselmo Guzmán propietario de la concesionaria de vehículos “Anselmo Guzmán Auto Import por valor de dos millones de pesos.

Los dirigentes comunitarios reconocieron la venta, pero advirtieron que no se quedarán de brazos cruzados porque el cabildo no puede enajenar un bien público para favorecer a un tercero en perjuicio de los niños de la comunidad que, utilizan esos espacios para recrearse como montar bicicletas y de los comunitarios que realizan las reuniones de juntas de vecinos, parrilladas y bodas en la calle sin salida.

“Es un abuso de poder, no hay manera de decirlo. Necesitamos ayuda, no la tenemos, ya una comitiva de la Junta de Vecinos fue al Ayuntamiento, el caso está en manos de abogados”, dijo Santana.

De su lado, el comprador Anselmo Guzmán, dijo que la compra se hizo de manera legal y que tiene los documentos que avalan la propiedad de los terrenos adquiridos, copias de los cuales mostró a reporteros de Diario Libre.

Aclaró que el cabildo es el propietario de los terrenos, no la junta de vecinos y que la transacción no viola ninguna ley porque el Concejo de Regidores aprobó la venta.

“Tenemos todos nuestros documentos legales firmados por el Ayuntamiento. Eso fue conocido por la Sala Capitular, se ha hecho todo el proceso legal, yo pagué dos millones de pesos”, dijo el empresarios.

El Ayuntamiento del Distrito, en voz de su relacionista público, Omar Liriano, informó que la venta se debió al resto de una calle que pertenecen a la alcaldía y que buscar legalizar la propiedad de esas personas.

Indicó que en ese y otros casos, los recursos generados no puede utilizarlos si no es en gastos de capital. Explicó que parte de esos los dos millones de pesos recibidos, fueron utilizados en la compra de nueve casitas para hacer el parquecito de la Loma del Chivo, en el barrio 27 de Febrero.

“Si se quita un espacio con esos recursos, el cabildo lo que hace es abrir otros espacios en otro sitio”, dijo Liriano.

FUENTE