estreñimiento-Fibra-Raccoonknows.jpg

 

Las dificultades para asistir al baño suelen afectar a aquellas personas quienes llevan una inadecuada alimentación, con bajo consumo de fibra y pocos líquidos, llevar una vida sedentaria e incluso padecer de sobrepeso.

De acuerdo a la Lic. Thabata Muñoz, especialista en nutrición, el estreñimiento “es la frecuencia de defecación menos a 3 veces por semana, acompañada de molestias gastrointestinales, como esfuerzo exagerado, heces duras o sensación incompleta de evacuación.”

La fibra además de ayudar al tránsito intestinal, disminuye los niveles de colesterol y previene el cáncer gástrico y cáncer de colon. Puede ser encontrado como:

Fibra Soluble:

La cual funciona como una especie de escoba que barre el colesterol y hace que la absorción de azucares sea mas lenta. Este tipo de fibra se encuentra en: avena, cebada, nueces, lentejas, guisantes, algunas frutas y hortalizas.

Fibra Insoluble:

Acelera el paso de los alimentos a través del estomago e intestino y agrega volumen a las heces. Produce sensación de llenura. Se encuentra en cereales integrales, salvado de trigo, hortalizas y granos enteros.

Sin embargo, la Lic. Muñoz, considera que para prevenir y tratar esta condición se deben seguir algunas pautas diarias, por ejemplo: Consumir 5 raciones al día de frutas enteras y verduras., Ingerir de 8 a 10 vasos de agua al día, esto favorecerá el efecto de la fibra. Agregar 1 cucharada de linaza y/o afrecho molido al día en sus preparaciones, como por ejemplo a la masa de arepa.

Realizar actividad física a diario, esto le ayudara a regular sus evacuaciones. Eliminar las frituras y el consumo excesivo de grasas, ya que esto retarda el vaciamiento gástrico. Evitar el uso de laxantes.

Por otro lado, la especialista indicó, que muchas personas no desayunan y es el primer y más grave error, los desayunos deben ser la comida más importantes del día, una opción puede ser tomar avena en hojuelas con leche descremada y complementar con una arepa asada con afrecho, jamón de pavo y queso blanco suave. En este tipo de dieta se recomienda el consumo de frutas enteras como melón, ciruela, lechosa a cualquier hora del día.

En cuanto al almuerzo, una milanesa de pollo o pescado a la plancha acompañado de ensaladas, legumbres y vegetales. Mientras que en la noche, la porción debe ser más ligera ya que el organismo no trabaja igual en la noche y tiende ser más lento al procesar los alimentos. Igualmente, la actividad física en este tipo de padecimientos es fundamental.

Si el estreñimiento persiste a pesar de cumplir con todas las pautas anteriores, no recurras a los fármacos sin haber consultado antes con el médico.

Fuente