Cabral y Báez

SANTIAGO. La directora regional de Salud Pública reveló que unas 400 personas, entre médicos, enfermeras y empleados del hospital regional universitario José María Cabral y Báez cobraban sueldos sin justificarlos, e incluso, se determinó que algunos de esos empleados se encuentran residiendo fuera del país.

La doctora Austria de la Rosa, en una conferencia de prensa ofrecida en la sede de Salud Pública en esta ciudad, indicó que las “botellas” fueron detectadas a través de una auditoría que dirigió un equipo especial del Ministerio de Salud Pública designado para tales fines. La investigación se hizo entre los días 8, 9, 10 y 11 de julio pasado, así como el 20, 22 y 23 de ese mismo mes.

“Todo el que ha ido al Banco, y no ha podido cobrar es porque se encuentra en ese listado”, dijo de la Rosa. Afirmó que nadie puede representar a otra persona en los servicios de enfermerías o de médicos. “En el Cabral y Báez había médicos que estaban cobrando que tienen siglos que no pasan por allí”, expresó.

Advirtió que en el nuevo proceso de transparencia con que se maneja el sector salud eso no puede seguir ocurriendo.

Precisó que ahora se están haciendo ajustes para reconocer traslados de empleados que son necesarios y reales, pero recalcó que quien no realice una función no seguirá cobrando en el Cabral y Báez.

El director del centro, doctor Ernesto Rodríguez indicó que actualmente hay 550 enfermeras y unos 298 médicos (de diferentes especialidades) nombrados.

Recientemente, el Sindicato que agrupa a las enfermeras denunció retención de salarios a varias de sus afiliadas. Empero, tanto De la Rosa como Rodríguez, aclararon que esas retenciones se deben a las irregularidades encontradas por la citada auditoría.

Ambos doctores resaltaron que todo lo que se hace a lo interno de la institución es en procura de ofrecer un mejor servicio a la ciudadanía.

FUENTE