DHS-revisión de redes sociales-viajeros-inmigrantes-Raccoonknows.jpg

 

Sobre la revisión de redes sociales a viajeros e inmigrantes a los Estados Unidos, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) informó que no se trata de una política nueva, sino de la continuación a una implementada en 2012.

El objetivo es ayudar a ubicar a un extranjero que podría cometer fraude de identidad o que sea sospechoso de acciones terroristas o cualquier otro acto criminal, confirmó la vocera del DHS, Joanne Talbot, quien citó la postura oficial del Departamento.

“El propósito de CIS (en referencia a USCIS) es almacenar la información electrónica histórica de un inmigrante y no inmigrante”, se explicó vía correo electrónico. “(Se) mantiene información sobre los individuos de interés para el gobierno de los Estados Unidos con fines de investigación”.

Talbot señaló que los agentes migratorios pueden pedir a cualquier persona que viaje al país o sea inmigrante a que muestre sus redes sociales, pero insistió en que no es una política iniciada por el gobierno presidente Donald Trump.

“La información almacenada por CIS para determinar los beneficios de inmigración”, al tiempo que se agregan otros alcances. “(Y sirve) para las operaciones de cumplimiento de la ley de inmigración de parte de USCIS, ICE y CBP”.

Es decir, la revisión de las redes sociales es un factor que ayuda a las autoridades a evaluar mejor a un viajero y a un inmigrante, confirmó Talbot.

En un documento que compartió de 2012, de la Administración del presidente Barack Obama, y firmada por Rafael Borras, subsecretario de Administración, la política es menos precisa que la información publicada el 18 de septiembre pasado en el Registro Federal, donde incluso se menciona a los agentes de CBP y ICE para obtener la información que será entregada a Oficina de Inmigración y Ciudadanía (USCIS).

Sin embargo se establece que el manejo, control y destrucción de la información de redes sociales debe manejarse bajo diferentes criterios, pero es prioridad para labores de Inteligencia y Contrainteligencia del DHS, cuando así se determine.

“Esta Directiva se aplica a todo el DHS con respecto al acceso y la recopilación, el uso, mantenimiento, retención, divulgación, eliminación y destrucción de Datos Personales (IIP, en inglés) en relación con el uso operativo de las redes sociales”, se explica en el “Alcance” del documento firmado el 8 de junio de 2012. “Con la excepción de uso operativo de las redes sociales para… (d) las actividades autorizadas de Inteligencia llevadas cabo por la Oficina de Inteligencia y Análisis, y elementos de contrainteligencia de la Guardia Costera de los Estados Unidos, o cualquier otra oficina que realiza funciones de inteligencia extranjera o contrainteligencia autorizadas”.

Sobre la publicación en el Registro Federal, Talbot indicó que obedece a una actualización obligatoria para el gobierno federal para continuar una política ya implementada.

Las críticas

Tras la publicación del DHS comenzaron las críticas de grupos de activistas, como la Unión de Libertades Civiles (ACLU), ya que considera que puede afectar severamente la libertad de expresión.

“Esto sin duda tendrá un efecto escalofriante en la libertad de expresión que se manifiesta cada día en los medios de comunicación social. Este enfoque colectivo es ineficaz para proteger la seguridad nacional y es un ejemplo más de la agenda contra la inmigración de la Administración Trump”, expuso Faiz Shaki, director político nacional de la ACLU en un comunicado del 26 de septiembre.

En el propio Registro Federal, donde cualquier persona puede comentar una nueva política del gobierno, se han publicado más de 2,700 mensajes, la mayoría críticas a la decisión.

“Estoy consternada al ver que nuestro gobierno está contemplando controlar las redes sociales de los ciudadanos. No puedo imaginar cómo esto concuerda con los principios de este gran país”, escribió Stacy Levitan.

Fuente